lunes. 04.03.2024

El PP nunca acepta los resultados electorales si éstos no le sirven para gobernar. Es la triste historia que se repite dada vez que concluyen unas elecciones adversas.

Y ello explica la manifestación convocada este domingo en Madrid que aun siendo todo lo multitudinaria que ellos quieran remarcar, que todo es matizable, no deja de ser una convocatoria de un partido tras unos comicios generales donde los ciudadanos han hablado para sentar en el Congreso a sus representantes y no necesitan que el PP reinterprete constantemente cada planteamiento político que surja. Ya tenemos diputados  y deben ser ellos quienes empiecen a trabajar por hacernos la vida más fácil.

Este mes de septiembre en el que tendríamos que haber estado escuchando al candidato ‘ganador’, Alberto Núñez Feijóo, un discurso sobre su propuesta de gobierno, tratando de convencer a sus señorías de la importancia de darle a él su voto se ha transformado en una suerte de frustración al comprobar que las cuentas no le salen y ganar unas elecciones no es suficiente para ser proclamado presidente de un país. Y ha decidido sacudirse esa frustración movilizando al personal, con autobuses llegados desde todo el país, -que recuerdan a aquellas épocas en las que se ofrecían excursiones y bocadillos a cambio de aguantar la ‘chapa’ del líder-, para darse un baño de multitudes antes de asumir su ‘soledad’ en la Cámara Baja.

Este mes era su tiempo para ser el centro del discurso y lo ha cambiado por dar todo el protagonismo al PSOE, cuan novio despechado, -“Si Junts no me puede dar los votos a mi tampoco te los puede dar a ti”, parece haberse dicho-, con lo que se abre la gran incógnita de qué va a dejar para ahora, cuando acabe su tiempo, si finalmente no logra la Presidencia de España, y empiece el de quien parece aspira a seguir al frente del país, Pedro Sánchez.

El PP ya se ha aventurado, como buen chamán, no sólo a decir a todos los españoles lo que Sánchez va a hacer para seguir en la Presidencia sino que además ya ha interpretado que los “buenos españoles”, que son la inmensa mayoría no quieren sus medidas. Definitivamente, el PP está descolocado, ha pedido demasiado tiempo para no convencer a nadie y lo ha tenido, incluso, que rellenar con reuniones con agentes sociales que no le sirven para sumar votos.

Y como aquí cualquiera puede hablar en nombre de todos, me atrevería a decir que los ciudadanos ya estamos muy cansados de solicitar nuevas elecciones al día siguiente del recuento de los votos depositados en urnas. Que ya está bien.

Un PP descolocado
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad