martes. 06.12.2022

Olona y la inmigración

Elena Torres
Elena Torres

Realmente son temerarios, extremadamente temerarios, pero desgraciadamente parece que su discurso cala en la población. Dice la candidata alicantina de Vox a la Junta de Andalucía que hay  culturas que no son respetables y se deben combatir. Y se queda tan fresca. Que súbditos magrebíes y africanos son los causantes de las agresiones ocurridas en la final de la Champions de París, aunque también a la formación de Abascal le gusta echar sobre esa población la culpa de cualquier acto vandálico, agresión sexual o altercado público que suceda en España. Los datos reales dicen otra cosa, pero esos no cuentan.

Dice Macarena Olona que lo suyo no es un tema de racismo, que estas cosas que pasan, esa violencia que siempre cometen los mismos y que están convirtiendo nuestras calles en espacios inseguros, procede de la “inmigración ilegal” y la contrapone con esa otra que “viene a levantar la patria”. Esta señora parece que no ha tenido la oportunidad de escuchar testimonios de  muchos jóvenes que reconocen haber llegado en patera, han trabajado duro, han estudiado y han conseguido revertir una situación personal que difícilmente habrían logrado en el lugar del que salieron. Sin ir más lejos el delantero del Athletic Club Iñaki Williams ha contado en más de una ocasión la historia de sus padres, procedentes de Acra (Ghana) que tuvieron que realizar una dura travesía para cruzar el desierto hasta llegar a Melilla para saltar la valla, llegar a Málaga, después a Madrid y finalmente a Bilbao. Pero esta mujer parece no enterarse. Tampoco debe ser muy consciente de quien trabaja en los invernaderos, de como han llegado y en que situación se encuentran.

Olona, como todo Vox, es una fuerza política que no soporta al immigrante, o mejor que lo soporta durante las duras horas de trabajo bajo invernadero pero que pasada la extensa jornada laboral le estorba. Pero no, ni nos roban ni nos pegan más de lo que nosotros mismos nos maltratamos. Lo que más ha robado en este país a los ciudadanos ha sido la corrupción, unas veces en forma de 3%, otra simulada en sobres o mascarillas… lo mismo da. Y lo lamentable de todo esto es que cada vez son más las personas que les compran el discurso y asumen sin sonrojo que “se quedan con nuestras ayudas, sanidad, educación”… No me puedo creer que este tipo de relatos divulgados desde un partido político no se puedan perseguir con algo más que la indignación de quien los escucha y sabe que no es cierto.

Olona y la inmigración
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad