martes. 28.05.2024

Aún no tengo muy claro cuál es el objetivo de la plataforma no al Dreambeach, si es realista o no, si pretenden forzar una negociación para un logro paralelo o qué quieren conseguir, porque si bien es cierto que son la leche de trabajadores en cuanto a su modelo de insistencia, mantienen una lucha que aparentemente puede llegar a todo, pero por si sola anuncia que se va a quedar en nada. 

Por partes. Dreambeach es una oportunidad, eso está claro. También es cierto que puede que la elección del lugar no sea precisamente la más adecuada, pero para gustos colores. Es más, yo soy de los que opinan que están utilizando al festival de música como excusa para meterse de urgencia en esos terrenos y allanarle el camino no precisamente a los promotores del evento, sino a quienes vamos a ver actuar inmediatamente después sobre ese suelo. Tiempo al tiempo.

Llegados aquí tenemos que sopesar si al Dreambeach lo ubican ahí con intención de consolidar su celebración en Almería, a las puertas del Parque Natural de Cabo de Gata Níjar, o como excusa. Y también hay que advertir sobre la empresa que hay detrás de la organización no son precisamente unos perroflautas que se dejen marear demasiado, porque sólo con levantar la vista para ver quién lo quiere junto a sus playas, saltan cientos de candidatos, y como en Málaga se huelan la oportunidad son capaces de hacerles un recinto especial entre la playa y el aeropuerto. Que esos no dejan escapar un museo o un festival de verdad así como así.

A lo que vamos. Habrá ruido, mucho ruido. Gente, no mucha, sino muchísima gente. Drogas, alcohol, millones de cubitos de hielo en las neveras y, alrededor, más concentración de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de lo que jamás se ha visto en la zona. Aun así, los habrá que se colarán en las urbanizaciones, quienes se bañen en las piscinas a las seis de la mañana, y hasta quien se encuentre a un o una desconocida en su casa, con alguien de los suyos, porque en esos festivales por una ducha y un rato de cama se hace lo que sea necesario. La gente intentará dormir en las rotondas o en el pedazo de parque que circunda todo El Toyo y que no tiene igual en Almería. Y veremos si la Plaza del Mar no es esos días una piscina accidental.

Y qué

Razonablemente hay dos frentes. Uno el de las garantías de recuperación de la zona por los posibles desperfectos que cause esa marea humana. Y otro el de saber para cuántos años han firmado en esa ubicación.

Y si no se tienen esos datos es cuando, sin miramientos hay que tirar de libro, de ese que en las pastas pone Código Penal, y que contiene regalos como ese capítulo para delitos sobre la ordenación del territorio y el urbanismo, que tipifica acciones como obras de urbanización, construcción o edificación no autorizables en suelos destinados a viales, zonas verdes, bienes de dominio público o lugares que tengan legal o administrativamente reconocido su valor paisajístico, ecológico. De ahí puedes pasar a los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente para quienes provoquen o realicen directa o indirectamente emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones o excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones,…

Pero sobre todo, si realmente tienen claro que tienen razón, que no es el lugar y que se está cometiendo un delito, la historia no se cuenta en una nota de prensa, sino en una querella contra la autoridad o funcionario público que, a sabiendas, hubiere informado favorablemente la concesión de licencias manifiestamente ilegales que autoricen el funcionamiento de las industrias o actividades contaminantes a que se refieren los artículos anteriores, o que con motivo de sus inspecciones hubiere silenciado la infracción de leyes o disposiciones normativas de carácter general que las regulen, o que hubiere omitido la realización de inspecciones de carácter obligatorio… porque ahí es donde empieza realmente una administración a dar pasos hacia atrás. Cuando el funcionario que tiene que firmar no está dispuesto a hacerlo.

Mucho ánimo.

No al Dreambeach ¿de verdad?
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad