domingo. 29.01.2023

Discriminar barrios de Almería

Javier Salvador, teleprensa.com
Javier Salvador, teleprensa.com

La Plaza de Pavía es un mercado de abastos, de los más antiguos de Almería, en el que diariamente abren al público nada menos que cincuenta puestos. A su alrededor se ubica el único mercadillo ambulante que se instala diariamente, de hecho, los comerciantes rotan para que nadie se quede sin espacio, y el resultado es que un día cualquiera unas 3.500 personas pasan por allí. Cerraron los bancos, el mítico restaurante Los Sobrinos que se bajó a la rotonda del puerto, pero aun así el mercado ha mantenido su empuje. Un hito importantísimo de su supervivencia fue la defensa del Puente de Pescadería, que une las dos partes del barrio divididas por la Avenida del Mar, cuando hace ya unos ocho años el Ayuntamiento de Almería pretendió su derribo, y antes de ello también quisieron eliminar el mercado para construir un aparcamiento subterráneo, pero una vez más los vecinos se levantaron y pararon aquella obra que nunca se hubiese terminado por los tesoros arqueológicos que se esconden en las entrañas del barrio apenas a tres metros de profundidad. El Ayuntamiento de Almería hizo el Mesón Gitano, convirtió las antiguas Perchas en una calle por la que apenas transita nadie, aún, y ahora quieren convertir los viejos talleres de Oliveros, y que en sus orígenes fue el cine Katiuska en un centro cultural. A unos 100 metros de esas ruinas de titularidad privada, está el Colegio Público Nuestra Señora del Socorro, cerrado hace años creo que por unos problemas de aluminosis, y no es más que lo que tendrá el Katiuska, que es anterior a la Guerra Civil y lleva años en ruinas. La pregunta es lógica y sencilla ¿Por qué no la Plaza de Pavía?

El Ayuntamiento de Almería prevé una inversión millonaria en el mercado de abastos de Cabo de Gata, población que también lo merece, pero no menos que la Plaza de Pavía de Pescadería por número de habitantes, puestos de trabajo que actualmente mantiene y posibilidades que daría al entorno. Es más, una plaza como la que ellos mismos se han diseñado, que a más de uno se le podía caer la cara de vergüenza, la convertiría en ese punto realmente castizo que no encuentra el turista en esa ruta natural que va desde la Alcazaba hasta el Parque Nicolás Salmerón.

Los vecinos están dispuestos a sacar las urnas a la calle para que la gente vote y decida, si Katiuska o Plaza de Pavía, cuando la siguiente pregunta es ¿Por qué no caben los dos? Los fondos NextGeneration están precisamente para eso, para fabricar oportunidades, pero en Almería capital parece que no se sale de la propaganda y edificios inútiles. Pero atentos a la jugada, que si estos dicen de sacar las urnas a la calle, lo de Cataluña y su referéndum puede ser un chiste comparado con una Pescadería pidiendo justicia, luchando contra la discriminación de los barrios en Almería capital.

Discriminar barrios de Almería
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad