martes 3/8/21

Y Javier Aureliano no dimite

Sonia Ferrer Tesoro, diputada socialista por Almería
Sonia Ferrer Tesoro, diputada socialista por Almería

Escuchar estos días en los medios de comunicación a estos parte patrias en que ha quedado reducido el Partido Popular nos da una idea clara de su escala de principios, que vienen a ser del tipo “estos son los que tengo hoy, pero si no les gustan tengo otros”. Tiene que ser muy incómodo o hay que tener muy poca vergüenza para pedir la dimisión hasta de los ujieres del Congreso de los Diputados y que luego los suyos, con Cuca Gamarra a la cabeza o Juanma Moreno de acolitillo, y como experto en tragar sapos, vengan a Almería a dar su respaldo a un presidente de la Diputación Provincial que está en el foco del más deleznable caso de corrupción del que hemos tenido noticia en los últimos años.

El PP premia con la presidencia de su partido a la persona bajo cuya presidencia la Guardia Civil ha registrado la Diputación Provincial de Almería, detenido y encarcelado a su vicepresidente y amigo del alma, Óscar Liria, por fabricarse una red de mordidas para sacar beneficio de los fondos dedicados a salvar vidas. Dicho de otra forma, que cuando se quejaban de que no les llegaban fondos del Estado para comprar mascarillas, lo que le urgía al elemento era la necesidad de cerrar contratos con sus amigotes para que luego le dieran su parte y repartirla en sobres de 10.000 y 6.000.

Y ésta no es una historia de la Gürtel o de cualquier otro episodio de corrupción de esos que Javier Maroto, Cuca Gamarra, Juanma Moreno o el propio Pablo Casado se afanan en decir que no tienen nada que ver con ellos, que son episodios de otra época.

Pues éste no es un episodio de otra época. Y sí, la presunción de inocencia hay que respetarla siempre, aunque el PP sea el primero en acusar sin esperar a resoluciones judiciales, pero que estos parte patrias vengan a blanquear un caso como el de las mordidas a los fondos Covid, lo que ellos llaman el caso mascarillas, es sencillamente venir a insultar a toda una provincia.

Seamos serios y que al menos la posición del PP en este caso que ha puesto a la provincia de Almería patas arriba y a la localidad de Fines, en el Valle del Almanzora, como un foco de corrupción vinculado con delitos tales como tráfico de drogas, blanqueo de capitales, contra la administración y no se sabe aún cuantas cosas mas, sirva a los ciudadanos para quitarse el velo sobre el tipo de derecha que representan.

Únicamente espero que la próxima vez que cualquiera de ellos pida alguna dimisión o asunción de responsabilidades políticas, lo haga agachando la cabeza para no cruzarse con la mirada de los diputados o senadores que representamos a la provincia de Almería. Su presencia aquí para ayudar al jefe del político del PP metido en prisión preventiva, les hace cómplices del engaño al que someten a nuestros conciudadanos, cuando dicen que ellos son un partido al que no le tiembla la mano para asumir responsabilidad.

Dado el caso Gürtel o el caso mascarillas, para lo único que no parece temblarles la mano es para contar los billetes en b que luego meten en sobres que les pilla la Guardia Civil.

Y Javier Aureliano no dimite
Comentarios