lunes 18/10/21

Evitar los otros rebrotes

Como alcalde de un pueblo pequeño tengo el defecto, o la virtud, de ser muy agradecido con cualquier pequeño detalle que se tiene con nosotros. Ya sean unas mascarillas, productos de limpieza o cualquiera de esas cosas que se han vuelto imprescindibles durante el último año y que hasta el comienzo de la pandemia no estaban, ni por asomo, en nuestra lista de cosas interesantes. Lo hemos agradecido de corazón aunque nos correspondiesen esos mismos envíos por derecho propio. Pero al igual que es de bien nacidos ser agradecidos, también soy de los que no va a callar los atropellos que se han cometido durante este tiempo.

Fiñana ha sido uno de los pueblos que hemos llevado muy bien el control de contagios hasta esta tercera ola que, sencillamente, nos atizó por los cuatro costados, como a casi todos, pero era obvio que la gente no iba a estar mucho más tiempo confinada, sin hacer vida social o sin salir hacia cualquier lugar para buscarse la vida. Era un riesgo que había que asumir, y sencillamente nos sumió en un nuevo episodio de caos epidemiológico.

Pero no puedo aceptar la manipulación torticera que se ha hecho de datos, situaciones y órdenes de cierre, según la conveniencia política de uno u otro territorio. Yo, particularmente, seré de los que pidan una investigación seria de algunos casos que claman al cielo, porque en Fiñana hemos estado cerrados gratuitamente durante una semana, a la espera de que se reuniese el grupo decisor que debía mandar al BOJA la autorización de apertura. Y resulta cuando menos cuestionable que cuando tocaron a la puerta los primeros cierres de comercios y establecimientos no esenciales, Almería capital estaba por la mañana en más de 1.000 casos, lo que significaba cierre seguro, y por la tarde rondando los mil para salvarse por los pelos. Es muy cuestionable que cuando tocó reabrir hace sólo una semana, la reunión de los jueves se trasladó a un viernes. Y mira por donde ese jueves Almería capital estaba por encima de 1.000 y el viernes ya estaba por debajo.

Y me alegro de que todos puedan abrir, de que la gente se recupere y que poco a poco volvamos a unos índices de contagio asumibles mientras terminan de llegar las vacunas, pero no puedo permitir que a los vecinos de mi pueblo se les trate de una manera diferente. No acepto que estuviésemos más de cinco días con índices que permitían la reapertura y que tuviésemos que esperar, cuando a otros sencillamente se les esperó. Defensor del pueblo, una acción parlamentaria o incluso llegar más allá en el terrero estrictamente legal, porque si algo hemos aprendido en esta pandemia, es que lo que no se ataja de raíz lleva a rebrotes.

Rafael Montes Rincón, alcalde de Fiñana

Evitar los otros rebrotes
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad