sábado 23/1/21

Moreno Bonilla castiga a Almería

Se abre un nuevo tiempo para la esperanza en occidente gracias al fin del ‘experimento Trump’. Esto supone un gran alivio, sobre todo, en nuestra tierra por los intereses comerciales que tenemos con EE UU. Sin embargo, esta gran noticia, se ha visto empañada por algo que no cesa, y es el avance, sin freno, de la pandemia en Almería y Andalucía donde, de nuevo, tenemos terribles cifras de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos. Las medidas de contención del Gobierno de Moreno Bonilla llegan tarde, cuando la situación ya es muy grave. Hace unos días decían que “todo estaba controlado” cuando existía un descontrol absoluto en una muestra más de la falta de anticipación ante esta segunda ola, que ha cogido al Gobierno de las derechas sin más contrataciones de profesionales sanitarios, sin un aumento de rastreadores y con los niveles de pruebas PCR más bajos del país. Todo esto es una muestra de cómo el Gobierno andaluz las derechas pierde el tiempo y juega a la confusión permanente de su ciudadanía.

Cuando pensamos que la situación no puede empeorar más, Moreno Bonilla se supera anunciando unos presupuestos para Andalucía que conceden a Almería la pedrea de las cuentas. Son malos de solemnidad y nos sitúan a los almerienses a la cola en inversión y gasto por habitante de toda la comunidad. Este es el tercer presupuesto de Moreno Bonilla. En los dos anteriores premió a los más ricos bajándoles los impuestos, mientras no invertía lo necesario en sanidad, educación y en el resto de servicios públicos. Ahora, en este tercero, sumamos el hecho de que dan la espalda a nuestra provincia con el agravante de haber incumplido punto por punto lo anunciado en los anteriores. PP y Cs han hecho sus cuentas pensando en la aprobación de la llave de su gobierno, de la extrema derecha, a quienes tienen que complacer si quieren seguir en el sillón. Moreno Bonilla plantea para 2021 lo mismo que en los años anteriores y no existen inversiones en sanidad ni educación de calado para la provincia. 

Jamás se habían visto partidas tan ridículas en unos presupuestos, que ni siquiera disimulan el castigo que nos toca para el próximo año por parte del Gobierno andaluz de las derechas. Hay partidas llamativas, como el millón de euros para derribar, aunque no es su competencia, el Algarrobico en un intento de blanqueo de las políticas agresivas y mercantilistas de las derechas contra el medio ambiente. 

Los Presupuestos andaluces de PP y Cs son malos de solemnidad, también en algo tan crucial para nuestra tierra como la agricultura y el agua. ¿En qué hemos ganado teniendo una consejera de Agricultura de Almería? En nada. Ella misma anunciaba en la presentación de las cuentas de su equipo cantidades que reducen lo presupuestado en años anteriores y que incorporan como inversiones lo que en realidad son las subvenciones a las que nuestros agricultores se tendrán que enfrentar compitiendo con el resto de productores en Andalucía. También ha hecho desaparecer la consejera almeriense partidas para la modernización de invernaderos y tan sólo vienen contempladas en el presupuesto infraestructuras que ya fueron proyectadas anteriormente y no se han ejecutado. 

Por lo demás, el presupuesto andaluz de Moreno Bonilla es malo aunque no estuviéramos en plena pandemia y, teniendo en cuenta que lo estamos, es peor aún porque no plantea ninguna solución ni respuesta para minimizar las consecuencias del impacto social, económico y sanitario que sufrimos por la Covid-19.

Moreno Bonilla castiga a Almería
Comentarios