martes 25/1/22

Tres años para olvidar

La actitud interesada de las derechas para no tener Presupuesto es otra muestra de la pésima gestión en estos tres años

Hoy se cumplen tres años de las elecciones andaluzas del 2018 que ganó el PSOE y en las que el PP obtuvo su peor resultado. Sin embargo, acabó gobernando después de sumar las derechas y la extrema derecha. El balance es desolador.

El fracaso más reciente ha sido el de los Presupuestos Andaluces de 2022 que no han salido adelante por la incapacidad de Moreno Bonilla para negociar y poder sacar adelante unas cuentas que den estabilidad y que generen empleo. El presidente andaluz ha recibido propuestas y ha tenido la mano tendida del PSOE hasta que la ha decidido retirar con la ayuda inestimable, también, de su vicepresidente Marín de quien se han sabido sus verdaderos intereses electoralistas. 

PP y Ciudadanos han provocado el rechazo en el Parlamento  tanto a izquierda como a derecha, ya que quienes le sostienen en el poder, la extrema derecha, también ha dicho ‘no’ a las cuentas de Moreno Bonilla; una demostración palpable de la falta de capacidad del presidente andaluz para dialogar, negociar y para tener altura de miras suficiente para llevar a buen puerto unas cuentas que necesita esta comunidad más que nunca después de un período de crisis sin precedentes. Andalucía debe estar preparada para recibir los fondos europeos, pero PP y Ciudadanos están negando a la ciudadanía andaluza su porvenir, y todo por su interés partidista que pretenden enmascarar con argumentos pusilánimes que no se sostienen, como estamos viendo a medida que transcurren los días.

Mientras en Andalucía las derechas son incapaces de convencer, en el Congreso de los Diputados salen adelante los Presupuestos Generales con holgada mayoría y con el consenso de partidos de diferente ideología con los que el Gobierno de Pedro Sánchez ha sabido contar. Sin embargo, en Andalucía, la pugna que mantienen las derechas que sólo tienen las miras puestas en un posible adelanto electoral perjudica, y muy seriamente, a la población.  

La actitud interesada de las derechas en Andalucía es otra muestra más de la gestión que, en general, han acometido durante estos tres años. Nos han hecho retroceder en todos los niveles: social, educativo, sanitario y económico. PP y Ciudadanos –con el beneplácito de la extrema derecha- han realizado una gestión deplorable de los servicios públicos durante la pandemia y han demostrado que no están a la altura y que, por desgracia, nunca lo estarán.

Tres años para olvidar
Comentarios