viernes 17/9/21

La vida sin titulares

Reto tras reto , nuestros personajes públicos van a la caza del titular que les garantice una buena presencia mediática, un titular nos marca el día sobre lo que queremos hacer, les da nombre a lo que  estamos tejiendo o hemos llevado a cabo., entre moderaciones y radicalidades.

Muchas veces un titular encierra desde un aviso a una amenaza, pasando por una provocación, un desanimo o una motivación o el triunfo de un éxito cercano. Debe ser tan claro que hable por si mismo en su forma y contenido y no necesite muchas explicaciones.

Hay complicadas relatos e historias  que se encierran de manera clara y sencilla en un titular , a veces con una sola palabra y otras creando buenas vibraciones en nuestro alrededor aunque se transmita lo más duro. Sobre todo , cuando asoma  a nuestra vista nos tiene que atraer , y si es posible que nos impacte con ingenio.

El impulso o la energía que en ocasiones produce nos emociona, y nos plantea si vamos a tener el atrevimiento o nos vamos a quedar en la puerta sin ningún interés por entrar .Los ruidos y jaleos se traducen más en pobres textos que no significan nada y que lo único que logra es cargarse lo que era un excelente artículo o una buena noticia.

Deberíamos poner todos de nuestra parte por recuperar el sentido común y no perdernos en perífrasis interminables, en lugar de anunciar con claridad aquello de lo que vamos a hablar, de manera inequívoca y concreta, para transmitir nuestras ideas.

Cuando anunciamos en el titular lo que queremos decir , debemos dejar claro nuestro espacio, y nuestro tiempo, donde y cuando está ocurriendo lo que contamos , sin dejarnos llevar por una corriente que no sabemos hacia donde nos conduce.

Escribir es entre otras muchas cosas un ejercicio de paciencia: Hemos de tener cuidado para no quedar apresados por la rutina y caer en el aburrimiento. Son aquellos que de tanto estar en la pomada se le funden los plomos y no hablan de otro tema ni piensan en otra cosa.

Y los titulares se quedan en lo anodino y los lugares comunes, que no nos dicen nada, y son el anuncio de la perdida de la identidad, en lugar de estar dispuestos a vivir una situación mágica e inolvidable y ser capaces de expresar con las palabras adecuadas  ideas tormentosas y laberintos emocionales.

No todos , a la hora de manejar las palabras podemos  seguir el mismo ritmo ni sostener la misma ética o desarrollar idéntica épica , tampoco es posible transmitir con los mismos vocablos la intensidad y el grado de odio y afecto en momentos y espacios diferentes.

 Los tiempos que corren no son para alimentar la intolerancia, el populismo , y crear enfrentamientos para convertir las diferencias de opiniones en obstáculos insalvables y enemistades irreconciliables. Los demócratas hemos de ganar nuestras posiciones con respeto y participación.

El respeto nos lo ofrecen el valor de  nuestras palabras y la ejemplaridad de nuestras conductas ,y nuestra presencia en las instituciones  nos da con nuestros votos la posibilidad de transformar la sociedad que nos ha tocado vivir.

La vida sin titulares
Comentarios