miércoles 1/12/21

Un final feliz

Si saliéramos a la calle y preguntáramos a los viandantes , que se inventaran una historia, probablemente , la inmensa mayoría terminarían con un final feliz, lo que no niega  terminaciones catastróficas o enigmáticas. , y como la trama tiene de todo y  en medio ocurren cosas, algunas que nos harán reír y otras que nos llenaran de tristeza y nos provocarán lagrimas y sufrimientos.

Cada relato encierra mensajes directos y cosas que vemos, y otros que están ocultos aunque tengan su mensaje, entre soluciones imaginativas y propuestas sorprendentes , que nos mantendrá atrapados o nos aburrirán soberanamente.

   Conducía su vida sin estar al vaivén de lo que le dijeran , ni a merced de los manipuladores que quieren manejar a los demás , y denuncian todo lo ajeno sin criticar lo propio , pero de día o de noche terminan dándose cuenta que  están en un error, y los malos modos se convierten en buenos gestos.

El paso del tiempo le da experiencia y va descubriendo como ser más eficaz y eficiente,  e intenta hacer realidad lo virtual y posible lo fantástico, aprende a gestionar sus emociones y a disfrutar sus ilusiones pensando  en ser protagonistas de las mismas.

Había aprendido nuevas formas de actuar y de barajar sus posibilidades , alejada de cualquier forma de engaño , mostrándose responsable y asumiendo los riesgos que se presentaran, superando los miedos al ridículo o la vergüenza de no saber hacer algo.

Si no aprendemos a madurar, vamos permanentemente creando inestabilidades y queriendo llamar la atención, para buscar la aprobación o mostrarnos inflexibles ante todo lo que proponen los demás o excéntricos en nuestros comportamientos.

No podía entender la intensidad desproporcionada con que vivía algunas situaciones , con su autoestima por los sueños, siempre pensando que no  llegaría alcanzar aquello que se había  propuesto como objetivo, y en una permanente intriga de desconfianza en los demás.

Algunas veces nuestros personajes se muestras indiferentes hacia los derechos y sentimientos de los demás , y tienen como una religión ellos mismos y como doctrina la falta de empatía. En esta soberbia suelen actuar de forma  precipitada , impulsiva, distraída , irresponsable e imprudente. 

En otras ocasiones los vemos muy preocupados por “el qué dirán” , y las reglas sociales, que es y que no lo correcto y lo incorrecto , y terminan distanciándose o desapegándose , o aislándose de cualquier tipo de relación, lo que arrastra un deterioro para ellos y para su entorno.

Tal vez los más peligrosos en nuestras historias , son los que jamás encontrarán un final feliz, porque viven constantemente imbuidos del pesimismo , y en un intento de ser lo más negativos posibles se atribuyen las causas de todos los males , mientras que les colocan a otros los hechos o  sucesos agradables. 

Son los que están todo el día pensando que jamás les tocará la lotería, así que para que van a jugar , que mejor no trabajar porque los van despedir y que no les caen bien a nadie . Menos mal que están los resilentes que tienen una especial capacidad para superar las adversidades.

El protagonista de nuestra historia salía fortalecido de todas las situaciones difíciles y era capaz de lograr el éxito por muchas circunstancias adversas que se encontrara en el camino . No era invencible pero si un mago , capaz de convertir un NO en un SI , creando  expectativas positivas ante los problemas, y haciendo que las cosas cambiaran para bien, porque aunque algunas no lo crean, pueden ser de otra manera.

Un final feliz
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad