martes 25/1/22

Retratos de lo absurdo

A diario nos encontramos con la lógica del absurdo , con quienes se empeñan  en  hacernos creer que todos nuestros sueños han de hacerse realidad , que todos nos van reconocer nuestro esfuerzo y méritos en vida , que siempre estaremos aquí y seremos eternos.

O cuando nos preguntamos hacia dónde queremos ir sin saber muy bien quienes somos, y en demasiadas ocasiones entramos en la dinámica de las restas y las divisiones  para ahondar en las polarizaciones y crispaciones , en lugar de sumar y multiplicar los diálogos , acuerdos y avances.

En demasiadas ocasiones  cometemos el error de creernos el centro del mundo, y no aceptar nuestra relatividad y la pequeñez de nuestra mismidad. Si nos asomamos a la realidad veremos , que con frecuencia, donde buscamos apoyos incondicionales podemos encontramos sujetos indeseables .

Resulta disparatado, inmoral e inadmisible que en el mundo desarrollado acaparemos bienes mientras generamos pobreza en otras partes del mundo, que haya quienes se enriquezcan organizando guerras y promoviendo un inmovilismo fanático.

Decía Antonio Machado que es de “necios, confundir valor y precio” , por eso en estos retratos de lo absurdo , hay quienes están permanentemente en el camino entre la inmoralidad y la estupidez creernos los único en posesión de la verdad y no ser capaces de colocarse en lugar de los otros.

No intento , desde mi espíritu positivo , dar a entender estos retratos del absurdo que nuestro paso por la vida no tiene sentido , sino que muchas de las cosas que entendemos como importantes son ilógicas , y carentes de razón , como presentarnos lo insignificante como grandioso.

Deberíamos entender que en cada tiempo y en cada espacio , no todo es igual y que las falsas generalizaciones  nos llevan a sacar conclusiones precipitadas y erróneas. La vida ha cambiado en las últimas décadas y en nuestras mochilas hemos metido cosas útiles y necesarias y también las hemos llenado de bagatelas que nos han creado artificialmente para que crearnos dependencias absurdas.

Las redes sociales y las nuevas tecnologías han creado una forma distinta de comunicarnos de la que nadie niega su utilidad en los casos necesarios  ,  pero en la que sobran los mensajes a través de los diferentes artilugios y escasean las miradas , las conversaciones, las caricias  y otros muchos gestos de cariño.

Según datos de Enero de 2021 ,el 80 % de los españoles usa las redes sociales , con37,4 millones de usuarios activos y además con una particularidad que cada internauta tiene una media de 8,1 cuentas. No es de extrañar que en este mundo, en el que a muchos les cuesta sobrevivir,  haya 4.200 millones de usuarios de estas plataformas.

Hace unos días , confieso que oí algo que me dejó seriamente preocupado : Una adolescente de 15 años , decía públicamente en la televisión, que ella sin su móvil no podría vivir, se moriría, y no era ni una  pose ni una exageración , era simple y llanamente un absurdo . En el otro lado de la balanza , el actor José Sacristán confesó que no tenia ningún aparatejo y seguía con sus actuaciones , giras teatrales y haciendo cine y televisión.

             No sería malo que comenzáramos desde pequeños a cultivar la sensatez, y nuestro juicio crítico y autocrítico,  que nos  inquietáramos y nos ocupáramos de lo importante , que las primeras , una vez que se instalan entre nuestras rutinas y costumbres, y son aceptadas socialmente , son muy persistentes y difíciles de modificar. Cuidado con lo absurdo, que no nos lo vendan como el éxito, el triunfo y la maravilla de nuestros días .

Retratos de lo absurdo
Comentarios