domingo. 25.09.2022

Lo que no tiene remedio

Hay cosas que por mucho que nos empeñemos, no tienen remedio. Así combatir la ignorancia y ponerle solución  es posible a base de esfuerzo y tenacidad, inteligencia y voluntad, la estupidez por mucha perseverancia que le pongamos tiene difícil solución. 

Convencernos que la política es cosa de todos y todas debería ser fácil , pero con frecuencia nos queremos quitar de encima la responsabilidad , cual perro que le liberan de las pulgas , e ignoramos que la hacemos entre todos y no es algo que ocurre fuera y es ajeno a  nosotros.

Cuando las cosas se hacen mal y se es responsable público , siempre  hay una solución que debería contemplarse, DIMITIR. Y créanme no pasa nada , ni el mundo se hunde y puede comprobarse que todo continúa funcionando, y en ocasiones hasta mejor.

Lo que tampoco tiene remedio es querer acapararlo todo, sin saber o poder delegar, querer dirigir la vida de los demás cuando la nuestra es un desastre, intentar curar las megalomanías de los demás , sin mirarse en el espejo las propias para corregirlas., lo del refrán “Remedios vendo que para mí no tengo”

No se fabrica un líder de la noche a la mañana , ni se produce el milagro de serlo porque un grupo le interese verte como tal. El primer y principal test que ha superarse en la política es el paso por las urnas,  el conocimiento y reconocimiento de la calle, el que no tengas que decir que él que o la que mandas eres tú, sino que los demás aprueben y apoyen tu liderazgo.

Tampoco tiene solución la gran verdad de nuestras vidas, la muerte. O la intolerancia de creernos perfectos y proyectar todos los defectos en los demás. Debemos ser capaces de abrir puertas creativas por donde ver lo que para los demás es invisible.

Ni enmienda ni arreglo encuentran los miedos y temores que provocan los maltratadores en sus victimas , si se les sigue amparando con el silencio y no  se les denuncia en voz alta , para que todo el mundo conozca sus verdaderos rostros.

Si las preguntas no necesitan respuestas, y todo lo convertimos en un dialogo de sordos , estaremos deslegitimado la democracia y mutando la política , hasta que las cosas no tengan arreglo y podamos justificar cada vez posiciones más radicales, involucionistas y populistas.

Creo que tiene remedio que recuperemos hablar  con los otros, en lugar de estar todo el día enganchados al aparatito  e incomunicándonos a través de las redes o llenando nuestros cuerpos de tatuajes en una especie de jeroglífico estético, que más parece un reto que un rito.

 Vivimos en un campo de minas , en el que en cada minuto podemos saltar por los aires ante lo inesperado o perder la cabeza con lo muy conocido.  Y vamos cada segundo alimentando la polarización y generando una mayor desestabilización , entre obligaciones, sumisiones y restricciones.

Estrangulamos la realidad para constreñirla en algo peor, aunque nos la disfracen de rebajas y ofertas para que consumamos sin parar , aunque nos hagan que lo que dicen algunos necios son genialidades , aunque solo reconozcamos los méritos y hagamos homenajes a quienes merecen la pena cuando  desaparecen.

Seamos consecuentes y escuchemos con atención a la gente, nos llevaremos una gran sorpresa, porque nos abrirán puertas y ventanas , que hasta entonces, nosotros , en nuestra petulancia nos habíamos cerrado.. Disfrutemos de aquello que nos gusta y evitemos lo que nos disgusta , encontraremos que muchas de las cosas, que pensábamos que no; tienen remedio.

Lo que no tiene remedio
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad