miércoles 20/1/21

Por delante de nuestro tiempo

Resultan reproducciones humanas del aburrimiento, aquellos que están permanentemente presos de la nostalgia del pasado, pensando en lo que pudieron ser y no fueron o no son capaces de dar un paso hacia adelante y se instalan en el presente, en lo que dicen y hacen los demás, sin provocar una chispa que alumbre algo distinto.

  Se pasan las horas revisando una y otra vez las fotos familiares y no imaginan como podría ser la realidad en unas horas, unos días o unos años. Cómo cerraran la temporada de otoño invierno y abrirán la próxima de primavera verano. ¿Habremos vencido el coronavirus? ¿Tendremos la vacuna eficaz para hacerle frente con garantía?

 Seremos capaces de liberar nuestras palabras con la fluidez de sentirnos sin condicionantes ni clientelismos, sabiendo superar la adversidad y cerrando el grifo de los insultos y descalificaciones y adelantándonos a nuestro tiempo con propuestas de futuro e innovaciones.

 Debemos saber mantener el equilibrio, dosificarlo  todo con inteligencia  y veremos como los resultados se nos hacen más fáciles y efectivos. Hay muchas maneras de evadirnos y de sentirnos mejor, pero no hay porvenir sin unión, son como amigos que no valen, por mucho que presuman de ello, o cuchillos que no cortan, que ambos aunque se pierdan, no importan.

Si queremos ir por delante de nuestro tiempo, no es solo una cuestión de ideas, sino de actitudes, de relacionarnos con nuestro entorno con imaginación y sabiendo encontrar la equidistancia entre la cercanía y la distancia, logrando estar juntos sin estar revueltos.

No es oro todo lo que reluce y ante el cansancio, y para evitar el estrés, tenemos que saber cuáles son nuestras prioridades, con temple y tranquilidad, dispuestos a ofrecer nuestro punto de vista de forma desinteresada y dando pasos hacia delante.

Las emociones juegan un papel fundamental en nuestras vidas y cuando nos dicen que nos quieren, es como si cogiéramos velocidad y adelantáramos tiempo y espacio, Además con nuestras observaciones, obtenemos información valiosa para actuar social y políticamente.

 Aunque no avanzaremos sino sabemos respetar nuestras tradiciones, hemos de encontrar en nuestro caminar lo novedoso y lo que nos coloca por delante de aquello que conocemos. Aprovechemos cada minuto, sin renunciar a ningún sueño, sin convertirnos en seres sin pasado, que es como renunciar al futuro.

Humanizar nuestras vidas, superar que en nuestro País estemos todo el día entre broncas, gritos y tortas, que seamos capaces de convertir una discusión en un diálogo , un debate en conclusiones y propuestas , y no hagamos de un horizonte luminoso , un panorama oscuro y sombrío.

 Vamos tan deprisa que en lugar de situarnos por delante, nos colocamos por detrás, y perdemos excesivo tiempo en aquello que no va a tener ninguna repercusión, y el futuro se nos convierte en pasado y el tiempo en velocidad sin espera.

Entre rejuvenecimientos y envejecimientos , superando manejos y chanchullos, necesitamos renovarnos , y entrando en las casas de las gentes , descubrimos como son , cuáles son sus aficiones , cómo son sus libros , sus formas de ver la vida y la gente , sus órdenes y sus desordenes, sus momentos duros y blandos y sus planes de futuro.

Maldades y bondades, verdades y falsedades, dudas y certidumbres, pensamientos y convicciones, nosotros mismos hemos de sacar nuestras conclusiones.

Por delante de nuestro tiempo
Comentarios