viernes 17/9/21

Polémicas absurdas

Tal vez estamos viviendo el mundo más dominado por el cambio , la pregunta es si cuando abrimos de forma apremiante una discusión , ésta tiene sentido y concluye con una idea que nos sirve de  reflexión o deriva en polémicas absurdas que por mucha aceleración que cojan , solo terminan en divisiones y desuniones.

Siempre hay momentos para reparar las cosas y para restablecer el diálogo, espacios y tiempos para ir contra alguien o algo o para aprender y sumar.. Con frecuencia lo preciso no es imperioso, y caemos en la ingenuidad lampedusiana de cambiarlo todo para que no cambie nada, de apoyarnos en el nacionalismo porque buscar la complicidad con la derecha , es como cambiar un error por otro.

Nos podemos pasar la vida discutiendo sin oírnos, alimentando los problemas sin querer buscar soluciones, reclamando representación y objetivos utópicos de forma urgente y  alimentando el conflicto de manera irresponsable , como si lo que ocurre no fuera con nosotros.

Casi siempre colocamos nuestros objetivos en nuestro afán por sobrevivir, en lugar de construir entre nuestros sueños, dudas y hábitos, sin ansiedades ni depresiones , convirtiendo lo confinado en un espacio público, dando paseos, donde solo existen sedentarismos.

Debemos aprender a encontrarnos con los otros y vivir con ellos, y aprender a dialogar con ellos como integrantes del futuro, aprovechando que ahora todo va a una gran velocidad y todo son preguntas , que exigen respuestas rápidas a preguntas trascendentes.

Hay polémicas absurdas, en el afán de uniformarnos, porque cuanto más diversos seamos en nuestra fauna, en nuestras culturas y en este maravilloso Planeta, más protegidos estaremos.  Debemos saber colocarnos en el Centro y hacernos visibles en nuestra quietud y en nuestra movilidad.

Nos encontramos con espacios vacíos, llenos y superllenos. Resultaría absurdo entrar en la polémica de comparar unos con otros, o entregarse a la línea dura para evitar cualquier tipo de diálogo que les pudiera parecer aparentemente débiles.

Ir a cualquier proceso con esquemas predictivos, no solo empobrece nuestros argumentos sino que convierte medidas controvertidas en salidas sin solución. ,sin debates ni  matices y repletos de pugnas absurdas que nos llevan a polémicas estériles.

Son malos tiempos para la disidencia, para hacerse enemigos que jamás pretenderían serlos, que aceptan perder pero no ser humillados, que nunca adoptarían una decisión unilateral , sino que cualquier cosa que se lleve a cabo, es lo hablado y lo pactado, el resto no existe.

Lo inaudito desde lo absurdo, lo patético y lo ridículo es cuando se abre una puerta para dialogar, colocar un coctel  molotov, intentando cerrarla para siempre ,desgastar al adversario aunque sea a costa de agotarnos  a nosotros  mismos o ser aliado de aventuras que nos hagan eternamente jóvenes .                 

Hemos de tener cuidado con nosotros mismos para que nuestras sombras ni nos oscurezca ni nos mate, porque seamos capaces de emocionarnos y llorar de alegría , para que sepamos administrar nuestro talento y experiencia y ser capaces de encontrar lo que estamos buscando.

Si no tenemos la cualidad  de observarnos, al margen de polémicas absurdas, estaremos enganchados a un auténtico tráfico de sueños y seremos capaces de convertir lo anómalo en habitual.

Polémicas absurdas
Comentarios