martes. 04.10.2022

No nos debemos rendir

Decirlo es fácil hacerlo es más difícil, y es que muchas dificultades que la vida nos coloca en el camino parecen insuperables y dispuestas a torcernos el pulso, como para que nos rindamos, pero hemos de estar siempre con el ánimo dispuesto para resurgir de las cenizas.

No podemos aspirar a resucitar, pero si a vivir un poquito mejor, y paso a paso, venceremos a las lagrimas para abrirles las puertas de nuestros sentidos a las alegrías, dejaremos atrás los pensamientos negros para colorear el lienzo de nuestras vidas.

Es más cada día debemos estar dispuestos a comenzar una nueva vida, sin renunciar por ello a lo bueno que hasta ahora nos ha dado, recordando con deleite los buenos momentos y trayendo al primer plano de nuestra memoria las imagines inolvidables en las que fuimos los grandes protagonistas de nuestra historia.

Estar todo el día quejándose  es tener todas las papeletas para optar a nuestra derrota con nosotros mismos, pretender construir de boquilla sin hacer ningún esfuerzo para aglutinar a la gente en torno a un proyecto es optar a quedarse vacío y solo, es como volver a ser invisibles por mucho que queramos estar presentes.

Ser resistentes y resilentes, no rendirse ante las contrariedades , no solo nos hace más fuertes, sino más útiles a los demás , a los que no vamos a aburrir con nuestros problemas, que bastante tienen ellos  con los suyos. A veces nos situamos con nuestras reflexiones en la oscuridad , pero no nos debemos rendir, porque sabemos que esta existe gracias a que conocemos la luz, no dejemos de buscarla, y estoy seguro que la encontraremos.

Si todo encaja con precisión , sin ninguna dificultad, desconfiemos de ello, alguien nos están ha fabricado un relato , que más que una historia veraz es una gran mentira para manipularnos e inmovilizarnos y que no movamos un dedo para cambiar las cosas.

Inevitablemente recibiremos heridas, tendremos que superar contrariedades, habrá muchos interrogantes a los que no sabremos encontrar respuestas, y sentiremos miedos ante amenazas que ignoramos de donde nos vienen, pero no nos debemos rendir.

Cuando iniciamos tramites en busca de un objetivo , tendremos que sortear mil y una dificultades , algunas reales y otras imaginarias, y en ocasiones fantaseamos que todo nos saldrá bien y se cubrirán nuestras expectativas y otras en las que partiremos decepcionados de antemano , porque pensamos que nada nos saldrá bien.

Entre el optimismo y el pesimismo,  casi todos preferimos el primero, y nos vemos como los más agraciados por la lotería de los buenos sentimientos, y disfrutamos viendo contentos a los demás , y viviendo con ellos experiencias  positivas , y salimos de las incertidumbres que nos hunde en el pesimismo para verlo todo negro y oscuro.

Nunca debemos perder la curiosidad , ni la inquietud  por transformar la sociedad, ni el interés por debatir sobre los temas que nos afectan, ni perder las ganas de reírnos de nosotros mismos o con los demás, tampoco convertir una experiencia  feliz en un tormento 

No nos debemos rendir, por mucho que nos quieran desanimar nuestros enemigos, ni caer en el barro de los miserables que solo saben hablar mal y denigrar a los demás. Debemos ser abiertos y flexibles en nuestros planteamientos a la vez que firmes en nuestras convicciones y luchar , luchar y luchar para que nada pueda con nosotros, mientras estemos vivos.

No nos debemos rendir
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad