viernes 17/9/21

Sin miedo a los cambios

Necesitamos que nos escuchen sin que nos juzguen Sin convertirnos cuando seamos discrepantes en enemigos, y confiar que las cosas se solucionaran con nuestro esfuerzo en el momento oportuno teniendo claro que es mucho lo que podemos ganar, tal vez más de lo que perdamos

Debemos recuperar nuestras esencias, pero sin agitar los viejos fantasmas y sacarlos a la calle, sintiéndonos seguros para resolver nuestros propios problemas Entre los mejores amigos y los peores enemigos, debemos marcar nuestros límites con firmeza, sin agitarnos ni agotarnos.

Perdemos demasiado tiempo en cuestiones banales, procurando levantarnos cuando no hemos sabido caernos como diría Eduardo Galeano. O como también expresaría el sabio escritor uruguayo “culto no es aquel que lee libros sino el que es capaz de escuchar al otro”

Entre ideas, proyectos y obligaciones, no es sano que vayamos demasiado rápidos, sino terminaremos bloqueándonos. Sin embargo, el gusto por descubrir cosas nuevas, nos da alas para la investigación, no debemos perder el tiempo en conversaciones vacías.

 Si queremos disfrutar de la vida, no hemos de tener miedo a los cambios, ser capaces de replantearnos nuestros objetivos, trabajar mucho y estar muy comprometido con nosotros mismos para obtener los frutos deseados, sentirnos lúcidos y entender muy bien las necesidades de los demás.

Las razones bochornosas de argumentario barato resultan aburridas y ofenden a la inteligencia de los demás. Y las páginas en blanco del ordenador que aparecen ante nuestros ojos se van llenando de palabras y arrojan luces sobre cualquier oscuridad entre mensajes secretos y misterios encantados.

En el bosque de órdenes estrictas e indiscutibles, aparecen sugerencias de ideas fantásticas y mágicas. Es necesario extremar la prudencia para hacer frente al autoritarismo que esconde en la ignorancia, los miedos y los complejos, siendo auténticos y honestos en sus pensamientos y sentimientos.

Las cosas pueden cambiar en todos los aspectos, y saber priorizar lo mejor para cada momento. A veces tenemos claro lo que queremos hacer, pero por distintas razones no nos atrevemos a hacerlo., y debemos tener claro siempre, que si nos lo proponemos superaremos nuestros miedos.

De lo rutinario a lo nuevo, nuestras cabezas parecen distintas. Tenemos muchas ideas y emociones que necesitamos plasmar en un papel, sin preocuparnos de que todo salga a la perfección, dejando de lado los prejuicios y asumiendo nuestras responsabilidades.

Dar los pasos sin miedos, con equilibrio, sin derroches ni escaseces y a pesar que nuestro entusiasmo puede confundirnos con la arrogancia, y nuestro apasionamiento provocar celos y sospechas, cuando la mayoría de las ocasiones para divertirnos solemos necesitar muy poco, la mayoría de las veces, compañía.

Es necesario mantener la calma y la tranquilidad, evitando marcar tensiones en nuestra agenda, haciendo un infierno de la relación con los demás, pasando página y no repitiendo los errores del pasado, abstrayéndose de recuerdos inservibles y del jaleo que nos perturba.

Es perjudicial para ver el mundo con claridad obsesionarnos sin razones y motivos y perdernos en los detalles que nos impiden la visión de conjunto., y no ser rehenes de caprichos y arbitrariedades, tomando nuestras propias decisiones sin influenciarnos por personas tóxicas que nos perjudican y nos impiden avanzar. Aprendamos a saber perder para disfrutar del ganar y venceremos el miedo en muchas ocasiones. Seamos humildes y sabremos valorar la grandeza de lo pequeño y de lo anónimo. 

Sin miedo a los cambios
Comentarios