viernes 17/9/21

Llegaron las vacaciones

La mayoría de los españoles y españolas, con pandemia y sin vacunas y crisis económica , nos hemos pasado cerca de dos años sin poder salir de vacaciones. En este 2021 , parece que vamos a  recuperar nuestros paraísos de belleza y ensueño, por muy simples y sencillos que sean, colocándoles el toque que nos proporcione un buen karma. 

Hay quienes durante estos días que nos quedan por disfrutar habremos imaginado mil y una historias, llenas de misterio, repletas de enigmas y ecuaciones sin resolver , aunque no se puedan mover de sus casas  y de sus playas o sus campos. 

Siempre prepararemos nuestro equipaje y encerraremos el universo en nuestras maletas, buscaremos tiempos y espacios para ser felices  o la magia de nuestros interiores y exteriores . Sacaremos de la contemplación del mar o una montaña todo el exotismo imaginable.

Nos deleitaremos con nuestros íntimos , y entre mascarillas de quita y pon, distancias preventivas y limpiezas necesarias, disfrutaremos de una buena comida y un buen café, como si el mundo se rindiera a nuestros pies, y nos olvidáramos que hay un momento  para pedir la cuenta.

Pasaremos calor , desconectaremos de nuestras rutinas, tendremos unas enormes ganas de apurar cada momento de nuestras vidas y haremos lo que nos apetezca, sin agendas, sin relojes, sin horarios , y con móviles para jugar, no para trabajar.

Tendremos más tiempo para observar  o para una de las actividades de las que más aprendemos, no hacer nada. Nos sentiremos más abiertos y juntos, con ganas de arreglar las cosas pendientes, e iremos pintando un cuadro entre pinceladas de paz y rebeldía.

Respiraremos a pleno pulmón y gozaremos de momentos de calma total. Nuestros sentidos estarán dispuestos para disfrutar los colores y los olores de la alegría como si fuéramos del privilegiado club de los elegidos y nos sentiremos orgullosos de poder disfrutar de las pequeñas cosas.

 Hay quienes sin embargo, no podrán ir de vacaciones , porque tienen la preocupación vital de buscar qué comer, y estarán en alerta para ver si saltan algunas de las muchas murallas, y seguirán sin entender como la solidaridad es una entelequia retórica fuera de su realidad.

Como decía Machado, se hace camino al andar y quienes  se sienten caminantes sin camino y sin ninguna mano tendida, son en el más duro sentido de la palabra, pobres, y sus vacaciones se las pasan buscando un puesto en las colas del hambre.  

 Son demasiados los apuros y las simulaciones para llegar al final de mes ,y nos damos pocas ocasiones para jugar y ser niños. Nos gustaría tener un botón que apretar para que todo el mundo tuviera un trabajo  y una casa digna ,y pudiera disfrutar de unas vacaciones.

Si no podemos  soñar y ensoñar con romper la cotidianidad , nos ofrecen retórica, nos indigestan de palabras vacías y decorados llenos de colorines , pero no frustran nuestro protagonismo, y cuando despertamos estamos entre problemas que no se resuelven y preguntas que no tienen respuestas.

Llegaron las vacaciones y habrán quienes en el colmo de la paradoja , tendrán que quedarse trabajando para prestarnos los servicios que los demás necesitamos, e incluso para que pasemos unas buenas jornadas de descanso y tengamos tiempo para reencontrarnos con nosotros mismos.

Llegaron las vacaciones
Comentarios