miércoles. 12.06.2024

El primer plano

En este gran proyecto de la vida , todos y todas estamos convencidos que nos merecemos el primer plano , incluso aquellos que se esconden o intentan pasar desapercibidos creen, desde su anonimato que cada minuto de sus existencias es distinto y por tanto se esfuerzan en estrenarlos.

 Buscamos aguas en los desiertos exteriores , sin darnos cuenta que en la mayoría de las ocasiones los manantiales se encuentran en nuestros oasis interiores : Corremos en busca de diversión entre el aburrimiento que nos produce la misma canción mil y una veces repetida , envejeciendo cuando no somos capaces de sentir emociones nuevas o sintiéndonos jóvenes cuando alumbramos ideas innovadoras, lejos de la comodidad y el conformismo.

 En el camino de estar en el candelero y ser centro de atención , acabamos convirtiéndonos en autómatas , que realizan con frecuencia  lo que quiere el que pulsa el mando a distancia , sin que logremos hacer oír nuestra voz ni hagamos sentir nuestra pasión , y nos deslizamos por la pendiente de ser más títeres que actores, extras que protagonistas , satélites que estrellas que brillan con luz propia.

 Arrastrados por las obsesiones de las necesidades que nos crean , renunciamos a nuestro propio camino , a realizar el sueño posible o viajar para regresar al futuro para encontrar lo imposible. Dominados por la inmediatez de las excelencias y las miserias, pretenden hacernos creer que hay solo una vía donde existen múltiples direcciones.

Sin darnos cuenta y prisioneros de la vanidad , terminamos encarcelados en la jaula de oro de un poder que se convierte en sumisión , de un paraíso que no deja de ser un infierno de falsos colores , y de un camino que no es como el de las verdes praderas sino que discurre en las cloacas , entre ratas y cucarachas.

Entre polvos de estrellas y chutes de ficción , hay quienes no aceptan que la iniciativa intelectual es por principio rebelde y discrepante, que la torpeza se cura, la estupidez no, que es una simpleza reaccionaria dividir el mundo entre buenos y malos , que lo maximalista y lo absoluto es una manifestación de nuestra propia inferioridad.

Difíciles son los tiempos que corren donde casi todos los estímulos nos conducen a la competitividad y el egoísmo , resulta gratificante que existan individuos u organizaciones que trabajen para ayudar a los demás , con la única finalidad sus vidas y sus circunstancias

 Llenamos nuestra existencia de símbolos vacíos , emborrachándonos  en el espectáculo de la NADA , para intentar un éxito efímero de entrar por la puerta grande y concluir en el fracaso de salir por la gatera olvidándonos de lo importante y entregándonos a lo superfluo.

Transitamos sin parar , de un lugar a otro, tratando de invertir en ganar no sabemos muy bien qué, nos olvidamos de ser nosotros mismos para transformarnos en clones que practican el aplauso y dicen amen, cuando lo que merece la pena es escribir nuestra propia novela, en la que exista un amanecer siempre distinto y un argumento sorprendente , y al final no nos coja sin haber sido ni tan siquiera actor de reparto de nuestra propia película.

No vale en este proceso , como hacen algunos aspirantes a ser notables , engañarse en cultivar espejismos , porque será la ruta de la equivocación y no apreciaremos el valor de vivir nuestras propias experiencias , ni montarnos en nuestros coches fantásticos y renunciar a nuestros origines.

La clave esté quizás en admitir nuestras limitaciones , sin dejar de trabajar  para cambiar todo lo que podemos hacer mejor.

El primer plano
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad