viernes. 30.09.2022

Cosas por contar

A quienes falsean permanentemente la verdad no es sencillo decírsela y que la admitan. Casi siempre intentan sembrar la realidad de dudas y miedos  Estamos viviendo unos momentos de la historia muy preocupantes, en los que hay algunos locos con mucho poder  que pueden apretar un botón y que todo estalle y salte por los aires. No sabemos si ocurrirá , pero hay quien ya ha hecho algunas amenazas veladas y otras muy claras sobre una posible guerra nuclear.

Tal vez esos mismos en su afán de controlar el mundo y saberlo todo de todos, espían a Presidentes,, Jefes de Estado y todo el que tenga algún tipo de poder social, cultural y  económico. No admiten ningún contraste salvo el pensamiento único. 

En este mismo mundo otros que no saben como gastar sus inmensas fortunas , intentaban buscar nuevos casos fuera de la Tierra haciéndonos lunáticos o marcianos, y comprando twuiter por la friolera de 44.000 millones de dólares. A fin de cuentas , entre lo malo y lo bueno y viceversa todo resultaba sorprendente y disparatado con lo que mucha gente estaba sufriendo como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Contemplamos entre estupefactos y sorprendidos que cada día las mesas son más largas, y aunque hay muchas cosas que contar, vemos como algunos de los líderes mundiales se hablan pero no se escuchan , en un baile permanente por una ambición que les lleva a la destrucción.

Ellos creen que lo pueden conseguir todo, que son impunes e inmunes, que son los fuertes y los demás son frágiles, bien por ser niños o mayores, pero sobre todo por ser pobres, por tanto, indefensos y dependientes de otros, y aunque el sistema nos ampara al resto de la humanidad, pero ellos se han hecho dueños del mismo y quieren controlarlo todo.

El neoliberalismo en estos momentos de tanta gravedad está presentando su cara más cruel y lo vampiriza todo lo que le sale al paso, siendo cada vez más los que menos tienen y estando cada vez la riqueza en el menor número de manos, que dominan la economía mundial.

Su labor como directores de este gran Teatro, es llenar nuestras vidas de objetos basuras y mentiras con apariencias de verdad. Cierto es, que aunque nos parezca increíble estamos totalmente controlados y aunque en ocasiones carezcamos de lo más básico , no nos faltan los chips con todo tipo de circuitos integrados que nos colocan para ser sujetos de experimentación ni los móviles de última generación.

Parece un mundo fantástico que está extendiendo el uso de unas pantallas a través de las cuales interactuamos con cualquier persona o lugar del mundo con una nueva aplicación a la que llamaremos Geo-T ¿Será ese su nombre si se pone en marcha en el futuro?.

A través de ellos en un pro ceso similar a Orwell 1984recibimos ordenes y consignas a cumplir en cada momento , pero que lejos de funcionar con el afán de mejorar nuestra comunicación con el resto de la humanidad, no nos permitirá hacer oír nuestras voces y pensamientos transmisión de la señal, cuando nosotros pretendemos pasar del papel de , presentando sensibles problemas de receptores a emisores.

Para ellos , la mayoría de las veces , solo somos objetos visibles y personas invisibles, sumisas y obedientes , domesticadas en el oficio de ser soldados no pensantes , no habladores y que no toman la iniciativa.  Siendo así podremos continuar formando de la cadena.

Mientras nosotros nos montamos cada día una nueva sutileza como mecanismo de defensa y supervivencia , ellos se gastan el dinero a manos llenas para garantizar su seguridad y hacer en cada momento lo que mejor les viene en gana.

Podemos correr el riesgo que en este peligroso circuito , dejemos de ser nosotros mismos . De pronto me di cuenta y tomé conciencia que habían pasado dos horas y media , desde que había terminado de comer , y dejaría de jugar con la videoconsola con aquel juego que le planteaba cada vez retos más difíciles y me disponía a repasar un resumen de las ultimas noticias y tenía que procurar  no mezclar el mundo virtual con el real.

Me daba cuenta que la realidad continuaba igual , no habíamos modificado nuestra conducta ni un ápice y seguíamos igual de descentrados , corriendo de un lugar a otro e instalados en la inmediatez de ir a ninguna parte , ni saber muy bien porqué , continuábamos llenos de dudas y miedos o quizás habíamos llegado a demostrar , que todo es manifiestamente empeorable , envueltos en la indiferencia de estar enganchados a alguna máquina de un mundo sin proyectos.

Cosas por contar
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad