viernes. 30.09.2022

Calor y fuego

De los titulares que más estamos viendo en estos días son España en llamas, España se quema, pero podían ser extrapolables a otras partes del mundo, sobre todo en el sur de Europa, como son los casos de nuestros amigos de la Unión, Portugal., Italia, el sur de Francia o Grecia, o caso insólito que Londres haya alcanzado los 40º.

El cambio climático que algunos denominan crisis climática, no es un fenómeno que produzca sus efectos en el futuro, sino que está ya aquí con nosotros, con todas sus consecuencias, y las temperaturas extremas propagan los fuegos convirtiendo todo lo que pilla en un infierno irrespirable, en los que vemos como arden para mucho tiempo miles de hectáreas y afectan a paraísos naturales que son nuestros pulmones, y permiten que vivamos saludablemente.

Los organismos  de la Unión Europea , pedirán a sus miembros que regulen la temperatura de los aires acondicionados a 25 º  en verano para combatir el calor ,y las calefacciones a 19º en invierno para hacer frente al frio , pero valorando positivamente todo tipo de medidas y compromisos individuales y colectivos, es necesario que adoptemos decisiones integrales , que cambien nuestros hábitos y modos de vida.

Todavía estamos  a tiempo, esto tiene arreglo,, no podemos engañarnos intentando echar un velo para cubrir nuestro horrores y errores , con parches y soluciones parciales.. Los datos preocupantes que tenemos encima de la mesa sobre el calentamiento global nos obligan a todos a revertir los efectos de la contaminación del clima.

Las ciudades en las que vivimos, necesitan liberarse de la agresividad y transformarse en amables,  en las que los ciudadanos y ciudadanas sean sus protagonistas y circulen por ellas estableciendo un vinculo de permanente dialogo.

En estas fechas se está produciendo una ecuación que es letal para el medio ambiente y es la del calor y el fuego , pero hay una causa grave en el fondo de estos desequilibrios que es el cambio climático , que es tal vez, uno de los mayores desafíos e los que nos enfrentamos en el planeta.

Y en este gran desequilibrio, ni podemos echarles la culpa a un ser en abstracto, ni mirar para otro lado , porque es la actividad humana, somos nosotros el principal origen por tanto de su causa y de sus efectos devastadores, y no es meter miedo , pero debe ser objeto de preocupación colectiva , ya que nos estamos cargando nuestra casa que es el planeta Tierra.

Somos , nos guste o no, los responsables con la deforestación  y las principales industrias y actividades económicas dedicadas a la tala de árboles , el aumento desproporcionado  de gases de efecto invernadero , provocado por el uso de fertilizantes , la actividad química  para el tratamiento de aguas residuales, el transporte , la calefacción y el urbanismo salvaje y el crecimiento acelerado de  la población , ya que con casi toda seguridad el 15 de Noviembre del año en curso de 2.022, seremos 8.000 millones de habitantes.

Las consecuencias son graves y el precio que estamos pagando no es gratuito , como son la acidificación y contaminación del agua , gracias a la concentración de dióxido de carbono en el aire , los devastadores fenómenos meteorológicos , como los huracanes , ciclones , lluvias , sequias extremas y olas de calor e inundaciones y tener claro que el calor mata más a los pobres y los sectores vulnerables  que a los ricos y acomodados.

A todo esto tenemos que añadir , la muerte, migración y extinción de diferentes especies  de animales . Nos quedamos sin costa y por tanto sin playas , nos quedamos sin bosques y como consecuencia sin árboles , estamos agotando los recursos naturales necesarios para la vida humana . O espabilamos y nos comprometemos todos y todas o nos vamos a hacer puñetas.

Calor y fuego
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad