domingo 7/3/21

¡Qué cosas!

La historia del hospital de Roquetas de Mar daría para escribir un libro y eso que aún no se ha puesto una sola piedra. 

Las paradojas de la política hacen que los fondos Next Generation, conseguidos por el presidente Pedro Sánchez en Europa para impulsar la recuperación en España y que alcanzan los 140.000 millones de euros, sean los que vayan a terminar financiando la construcción del hospital en Roquetas de Mar.

Unos fondos que llegarán a la Junta de Andalucía a través de los Presupuestos Generales del Estado, que recibieron el voto en contra del partido del alcalde de Roquetas de Mar (PP) en las Cortes Generales, y en aplicación de un Decreto Ley de 30 de diciembre, que tampoco recibió el apoyo de su partido ni de sus diputados por Almería. ¡Qué cosas!

La historia del hospital tiene documentos desde 2005 como refleja el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía de 15 de febrero, que dice muy claro que el alcalde de Roquetas se comprometió a pagar el Hospital y no cumplió con lo pactado con la Junta de Andalucía. También dice que fue el anterior gobierno socialista, presidido por Susana Díaz, el que asumió en 2018 que lo hiciese la Junta de Andalucía con cargo al presupuesto andaluz.

Moreno Bonilla ha dejado escrito todo esto en un acuerdo del gobierno andaluz publicado en ese BOJA del 15 de febrero y, de la misma forma, deja al descubierto las mentiras de Gabriel Amat  durante 15 años. Es decir, Moreno Bonilla ha desmontado el relato de Gabriel Amat. 

Parte de la historia de este hospital la he vivido en primera persona en los últimos años y es precisamente eso lo que me permite  afirmar que en la decisión de la Junta de Andalucía de asumir el coste de su construcción hay dos personas claves: Susana Díaz y Manolo García.

Gabriel Amat se comprometió desde 2005 a pagar la construcción del hospital con los  millones de euros que negoció en un convenio urbanístico firmado con un empresario, pero ni le reclamó el dinero ni licitó ni hizo la obra tal y como había firmado con la Junta de Andalucía. El alcalde de Roquetas estuvo a partir de ahí callado, con los brazos cruzados y sin hacer nada durante varios años. Ya en 2017, en una visita del Gobierno andaluz al hospital de El Ejido, cogió al consejero de Salud del brazo y le dijo que quería hacer el hospital, pero que quería hacerlo con paritorios. ¿Se acuerdan de los paritorios?

De otro lado, Manolo García, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, le dijo no a Amat. Sostuvo de manera firme que los roqueteros y las roqueteras no tenían que pagar con el dinero del presupuesto de su Ayuntamiento este hospital, sino la Junta de Andalucía. Y se puso a la tarea. Para ello, habló en varias ocasiones con la presidenta Susana Díaz y definitivamente se acordó y firmó en 2018 que fuese la Junta de Andalucía quien financiase con los presupuestos de la comunidad autónoma este hospital.

Lo que ha venido después ya lo conocen: dos años en blanco de Amat y Moreno Bonilla (que si financiación público/privada, que si dentro del Plan Andalucía en Marcha, que si esto, que si lo otro). La realidad es que el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos nunca ha puesto en los presupuestos de la Junta de Andalucía el dinero para construir el hospital y hasta han votado en contra de enmiendas de mi grupo parlamentario para incluir partidas para su construcción. Finalmente la financiación llegará vía Gobierno de España, con los fondos Next Generation. Me alegro de que ya esté el dinero, ahora queremos que lo liciten y empiecen la obra. 

José Luis Sánchez Teruel, secretario general del PSOE de Almería

¡Qué cosas!
Comentarios