sábado. 10.12.2022

¿Es posible la repoblación forestal en Almería?

Lo primero es tener claro que objetivo se persigue, las condiciones ambientales del lugar que vamos a tratar y las complicaciones que podrían aparecer. Es un tema sobre el que se puede hablar mucho, pues depende de varios factores;  Los proyectos para restaurar la vegetación se enfrentan a varios factores complejos cuando se realizan en zonas áridas: suelos pobres altamente degradados, alta insolación, falta de agua, vientos fuertes y fuerte  presión de los herbívoros. Para tener un buen resultado, es preciso considerar el entorno como algo dinámico y variado. Pero, sobre todo, es muy importante hacer una selección adecuada tanto de las técnicas forestales como de las especies a plantar en cada zona, pues no llueve igual en todas las zonas de la provincia, ni todas son adecuadas para tener lo que consideramos un “bosque estándar”.

En condiciones de aridez, la vegetación recoloniza las zonas degradadas de una forma muy lenta y a menudo el proceso no termina dentro del periodo de vida de un ser humano. Entre otras cosas, el ritmo de regeneración secundario se ve afectado por la escasez de germinación en las zonas circundantes y por la presencia de herbívoros,  domésticos y silvestres, que ramonean las nuevas plantas emergentes.  También, el carácter impredecible de nuestro particular clima Mediterráneo subdesértico y las fuertes sequías periódicas hacen que las circunstancias favorables para el establecimiento de las arboles no aparezcan todos los años, lo que ralentiza aún más la regeneración natural de estos lugares. En las restauraciones buscamos  acelerar el ritmo de colonización de estas zonas por parte de las plantas mediante el uso de determinadas especies clave (especies colonizadoras y my resistentes que serán la avanzadilla para el posterior asentamiento de otras más exigentes). Pero no es una tarea fácil, ya que las plantas que se ponen en el campo están expuestas a duras condiciones ambientales durante los primeros años, que suelen saldarse con elevados porcentajes de mortandad.  Por otro lado  los vientos fuertes y salinos de la costa pueden partir los tallos y aumentar el estrés hídrico. Para terminar la fauna pueden ramonear los tallos y yemas de las plantas, afectando a su desarrollo normal o eliminándolas. A consecuencia de todas estas limitaciones es muy complicado restaurar la vegetación en zonas áridas degradadas, ¿Es imposible entonces?, no, pero requiere de un mayor seguimiento y esfuerzo. La implicación de la ciudadanía en estos proyectos podría ser un plus para el éxito en la plantación, pues la regeneración de espacios naturales no solo beneficia al que los visita el fin de semana, supone un efecto esponja sobre el terreno que recarga acuíferos y protege el suelo y limitan las escorrentías que pueden poner en peligro poblaciones tras una intensa lluvia torrencial. Los últimos años se ha avanzado con interesantes técnicas como los polímeros absorbentes, el Cocoon o Waterboxx, la utilización de tubos de PVC para optimizar al máximo los riegos de mantenimiento o  inoculación con micorrizas (hongos simbiontes de las raíces). Por otra parte, también se han intentado atenuar las condiciones limitantes de supervivencia de las plantas mediante la colocación de protectores, uso de matorrales como plantas nodriza. Sin embargo, en mi opinión no se ha usado en muchas ocasiones las plantas adecuadas a cada sitio, porque no necesariamente tiene que haber árboles en todas partes, como ejemplo tenemos en Almería nuestros maravillosos azufaifos y artos de la costa, unos arbustos de entre 2-3`5m de altura que cumplen el papel de “verdaderos árboles” en este entorno semiárido y de enorme importancia ambiental.
 

Javier Sánchez Hermoso, portavoz medioambiental de Almerienses

¿Es posible la repoblación forestal en Almería?
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad