viernes 23/10/20

¿Es Almería una ciudad limpia?

Javier Salvador, teleprensa.com
Javier Salvador, teleprensa.com

 

El Ayuntamiento de Almería recauda de todos los almerienses sólo en impuestos directos algo más de 76 millones de euros, más de la mitad corresponden a eso que pagamos por tener una casa, es decir el IBI. Como somos inquilinos del territorio generamos una serie de gastos, pero no únicamente sale de ahí lo que cuestan estos servicios, sino del pago de las tasas y esos otros cargos que tiene derecho el ente municipal por ser lo que es, una administración. Y para que se hagan una idea, en lo que respecta a la recogida de basuras, es decir, esos silenciosos camiones que retiran todo lo que dejamos en los contenedores y sus alrededores, siempre limpios como una patena, nos cuestan a los almerienses 13.052.310,03 o eso es lo que entre todos pagamos vía lo que venimos a llamar el recibo de la basura. A la empresa que lleva a cabo este trabajo el Ayuntamiento le abona 8.815.933,03, y ahora ya que cada uno piense si es mucho o poco lo que pagamos por el servicio que recibimos.

Ojo, que nadie confunda esta tarea de recogida de basuras con la limpieza de las calles, porque por eso pagamos la nada despreciable cantidad de 15.532.327,10. Y para cuadrar el círculo no crean que en ese importe va lo que abonamos por el mantenimiento de la joya de la corona de la ciudad, que son obviamente los impolutos, frondosos y ejemplares parques y jardines, porque por ese fabuloso servicio nos cascan a parte otros 8.008.346,03 euros. Y como toda esa mierda hay que meterla en alguna parte, y no hablo del presupuesto sino de las basuras y demás, tenemos una propinilla de 3.140.760,56 destinada a la clasificación y compostaje de los residuos urbanos.

Traigo este asunto a esta columna que no tiene ni forma de eso, de columna, porque en unos días empezarán a hablarnos del presupuesto municipal 2021, de las inversiones y las maravillosas acciones que van a llevar a cabo, pero lo esencial en una ciudad, lo que percibimos principalmente es la limpieza, y si ese específico apartado no es bueno, sencillamente el resto del relato deja de funcionar y se hace poco creíble cualquier película que te quieran contar.

No es normal, por ejemplo, que en la limpieza de los edificios municipales se inviertan 7.688.674,11, mientras que el programa de ayuda a domicilio supone 8.700.000,00, sobre todo si tenemos en cuenta que la ayuda a domicilio no es esa asistencia social a personas en situación de riesgo, sino que es la que se presta a todas esas personas mayores que reciben ayuda, ya sean de derechas o de izquierdas, vivan en La Rambla o en El Quemadero.

No vamos a entrar en cuantas de esas partidas van a la misma empresa o sociedades de la misma familia, porque está claro que para prestar estos servicios tienes que tener un volumen determinado, y que sólo unos pocos lo tienen a su alcance, pero la pregunta es muy sencilla ¿Tiene usted la sensación de recibir en consonancia con lo que se paga?

Y luego, visto que nos gusta simplificar las cosas podríamos preguntarnos, sencillamente si Almería está limpia, porque si en el capítulo de escobas y fregonas nos gastamos casi 50 millones de euros puede que algunos entiendan que algo va mal. Yo me incluyo entre ellos, pero claro también habrá almerienses que opinen que la ciudad está como los chorros del oro.

Los datos aportados son del presupuesto 2020 y lo que trato de provocar, que estoy seguro de que no lo conseguiré, es que el mayor número posible de personas entre en el portal de transparencia y vea en qué gastamos el dinero, que mucho detalle no hay, pero ya da para asustarse un poco.

¿Es Almería una ciudad limpia?
Comentarios