viernes. 23.02.2024

El Rubicón de los centros de enseñanza. Brotes y medallas

El coronavirus ya “ha pasado el Rubicón” de los centros educativos. Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, los colegios, los institutos...se llevan la medalla de bronce en la carrera de los brotes pandémicos, incluso por delante del entorno laboral.

Esta circunstancia ha sido hasta hoy una incógnita para muchos, debido a la reticencia que las Delegaciones de Educación, al menos en Andalucía, han tenido a la hora de divulgar, con total sinceridad y transparencia, los números en tiempo real. Ha habido un exceso de celo por mantener los datos ocultos a la población, a los docentes en el ámbito de sus centros de trabajo, a las familias y a las organizaciones sindicales. ¿Qué hay detrás del TOP SECRET? Hay muchas razones para ocultar la realidad: que los docentes no hayan sido dotados de mascarillas, que éstas no son suficientemente seguras teniendo en cuenta las condiciones de trabajo y las horas que han de usarse, que la distancia interpersonal no cumple las recomendaciones sanitarias porque las ratios son exactamente las mismas a las que había sin virus, que los incrementos de plantilla docente han sido titulares de red social pero no han sido realidades suficientes, que las aulas y alumnos confinados no han podido seguir el ritmo normal del proceso educativo por falta de previsión y herramientas tecnológicas adaptadas, que los docentes siguen soportando un estrés excesivo debido a la inseguridad de sus condiciones laborales, que el teletrabajo en el sector educativo no ha encontrado las vías eficaces y que las que funcionan son gracias a la generosidad del profesorado que cede todo su conocimiento y equipación tecnológica personal al sistema educativo... Son tantas las razones, que uno siente vergüenza al exponerlas concatenadamente.

UGT ha sido muy clara en sus propuestas para luchar contra el virus: nada puede funcionar bien si no hay distancia social, bajada de ratio y equipos de protección adecuados. El tiempo da la razón a quien la tiene. Hoy los brotes en los centros educativos representan casi el 14% del total.

Los docentes siguen esperando que quienes toman las decisiones bajen al “Tártaro” y observen con detenimiento el campo de batalla porque pronto estará nevado y hará un frío insoportable. Aquí no hay trampa ni cartón: todo lo que funciona bien es fruto de una lucha de contrarios en la que el docente se deja la piel peleando para enmendar lo que desde el Elíseo ha sido aniquilado.

Desde UGT agradecemos el esfuerzo ingente, impagado e impagable que cada día hacen nuestros compañeros docentes y nos obstinaremos en dignificar su encomiable y esencial labor.

El Rubicón de los centros de enseñanza. Brotes y medallas
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad