La peor temporada de Garbiñe Muguruza

Sábado, 23 de Febrero de 2019

La peor temporada de Garbiñe Muguruza

26 de Octubre de 2018 17:33h


Garbiñe Muguruza está viviendo uno de sus momentos deportivos más duros desde su irrupción en el circuito de la Asociación Femenina de Tenis (WTA). La tenista española ha descendido cuatro posiciones y se sitúa como decimoséptima del mundo con 2.725 puntos, después de perder en los octavos de final del Torneo de Luxemburgo contra la ucraniana Dayana Yastremska. Un descenso en el ranking mundial que refleja la mala temporada de la jugadora nacida en Caracas (Venezuela). Una irregularidad en sus resultados que ha provocado que no se encuentre entre las participantes de la WTA Finals en Singapur, la cita más importante del calendario tenístico femenino reservada para las ocho mejores del mundo.

Hace poco más de un año, Muguruza se presentaba en Singapur como la número dos del mundo a tan solo 40 puntos de diferencia con la tenista rumana Simona Halep. A pesar de quedar eliminada en la fase de grupos por Venus Williams, la hispanovenezolana completó el mejor curso de su trayectoria profesional. A sus 24 años logró coronarse por primera vez en Wimbledon y Cincinnati, dos títulos que le permitieron ser la número uno del ranking de la WTA durante cuatro semanas. La segunda tenista española en la historia en alcanzar lo más alto del ranking tras Arantxa Sánchez Vicario.

Un año después de sus éxitos, la involución en el juego de Muguruza es realmente significativa. En 2018, ha disputado 19 torneos y solo ha llegado a cuartos de final en cinco ocasiones. Sus mejores actuaciones durante este año han sido la victoria en el Torneo de Monterrey, la final en el Torneo de Catar y las semifinales en Roland Garros, único Grand Slam donde ha conseguido mejorar sus resultados obtenidos durante el pasado año. A pesar del aparente punto de inflexión de la cita en Paris, la hispanovenezolana no consiguió superar la segunda ronda en Wimbledon, donde defendía título, y en el US Open. Unos tropiezos inesperados que llegaron contra tenistas de segundo nivel como la belga Alison van Uytvanck, 47 de la WTA, en Londres y la checa Karolina Muchova, 202 de la WTA, en Nueva York.

Lesiones e inestabilidad en el cuerpo técnico

Más allá de su juego en la pista, Muguruza se ha visto lastrada por continuas lesiones que han frenado su trayectoria durante esta temporada. Sin ir más lejos, la tenista española tuvo que abandonar en su primera aparición del curso en Brisbane al sufrir unos calambres en la pierna derecha. Unos problemas que también marcaron su siguiente aparición en la temporada tenística 2018, ya que en el Torneo de Sídney también tuvo que abandonar por una lesión en el aductor de la pierna derecha. Cuando parecía que los fantasmas de las lesiones la habían dejado de perseguir, una lesión en la parte baja de la espalda propició su último abandono de la temporada en el Torneo de Stuttgart.

La irregularidad en la temporada de Muguruza también se ha visto acentuada por la inestabilidad en su cuerpo técnico. En el mes de febrero, la tenista española solicitó el asesoramiento de la ex tenista Conchita Martínez de cara a la gira americana.  Una incorporación al equipo liderado por Sam Sumyk, entrenador principal de la hispanovenezolana, que propició buenos resultados con la derrota en la final de Doha y las semifinales de Dubai. A pesar de ello, Muguruza decidió seguir trabajando únicamente con su entrenador principal y prescindió de los servicios de la excapitana del equipo español de Copa Davis y Copa Fed. Desde entonces ha tenido una temporada para olvidar y que cerrará en los próximos días con su participación en el WTA Elite Trophy de Zhuhai (China).

Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos