Bio Fuel Systems abandona el proyecto Ecofield de Carboneras y está a punto de cerrar la planta experimental de Alicante

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Bio Fuel Systems abandona el proyecto Ecofield de Carboneras y está a punto de cerrar la planta experimental de Alicante

17 de Octubre de 2014 17:03h

La plantilla está sin cobrar desde el mes de septiembre de 2013 y hay proveedores que llevan años esperando el pago de bienes y servicios

Bernard Stroiazzo y Belinda Anne Halsall, presidente y propietaria de 49% del accionariado de Bio Fuel Systems
Bernard Stroiazzo y Belinda Anne Halsall, presidente y propietaria de 49% del accionariado de Bio Fuel Systems

Localización 

Ver mapa

TELEPRENSA.- El proyecto BFS, liderado por Bernard A.J. Stroiazzo Mougin como presidente ejecutivo y su segunda esposa, Belinda Anne Halsall, como propietaria del 48,95 de las acciones de Bio Fuel Systems S.A., agoniza irremediablemente al perderse la confianza de los inversores en la viabilidad del sueño del petróleo de algas. La planta en construcción de Carboneras lleva cerrada un año y la de Alicante, junto a CEMEX, arrastra una enorme deuda con la cementera, proveedores y la mínima plantilla que aún sigue acudiendo a trabajar tras un año sin cobrar.

Las primeras consecuencias de esa pérdida de confianza son el impago a trabajadores y proveedores desde septiembre de 2013, el abandono de la planta en construcción de Carboneras (precintada por el ayuntamiento de la localidad), un proyecto para el que contaban con tres hectáreas cedidas en alquiler por la administración local a cambio de generar empleo en la zona.  De hecho la planta denominada Ecofield ha sido promocionada durante los tres últimos años por todo el mundo y ha servido para atraer la atención de inversores potenciales que finalmente desaparecieron por distintos motivos, el primero de ellos los intentos de imposición a éstos por parte del matrimonio Stroiazzo de entrar en la sociedad por medio una mercantil ajena a BFS, pero depositaria de las acciones de Halsall y domiciliada en Suiza. Un reciente juicio por estafa en el que fueron procesados Stroiazzo y sus hijos, la pérdida de un millonario contrato en Portugal, o la imputación del matrimonio en un delito fiscal en España, han sido las gotas que han colmado un vaso que da al traste con el mediático proyecto del petróleo de algas.

La idea del Biopetroleo BFS nació en Alicante en el año 2006 de la mano de Bernard Stroiazzo como promotor, y del científico alicantino Cristian Gomis como padre de la tecnología, aunque las diferencias entre ambos llevaron a la salida del científico hace dos años, momento en el que acabaron los avances en tecnología.

BFS llegó a iniciar la construcción de una planta adosada a un central eléctrica de la isla de Porto Santo, en el archipiélago de Madeira, con la financiación de la compañía pública de electricidad de la isla que llegó a adelantar la cantidad de nueve millones de euros para poder contar con la supuesta tecnología.  La planta no fue terminada por BFS y el asunto ha terminado en los juzgados lusos.

Desaparecido el atractivo proyecto portugués la compañía ha continuado con la captación de capital y atención mediática con una planta piloto, experimental, situada en Alicante y al amparo de la cementera CEMEX, hasta que consiguió convencer a las autoridades locales de Carboneras (Almería) de la posibilidad de instalar una factoría de tamaño industrial en la zona. La inversión para ese primer “campo biopetrolífero” fue garantizada por un grupo inversor solvente de nacionalidad italiana, Enalg, que ya contaba con un desembolso en BFS de unos 14 millones de euros. Nuevamente las diferencias con Stroiazzo como representante de las acciones de su esposa, Belinda A Halsall, alejaron a los inversores, más aún cuando éste bloqueó la salida a bolsa de la sociedad si ello conllevaba la designación de una dirección científica y empresarial más técnica y fiable.

Un juicio por estafa en la audiencia provincial de Alicante en el que los acusados fueron Stroiazzo, su primera esposa y tres de sus hijos, además de una imputación por delito fiscal de la Agencia Tributaria y una querella criminal que un grupo de accionistas terminan de armar en un conocido bufete de abogados de ámbito nacional, además de decenas de demandas laborales entre Almería y Alicante, son las gotas que han colmado un vaso que consiguió reunir algo más de treinta millones de euros de capital privado. Entre los principales socios está la italiana Enalg y una sociedad de la familia Bernat, conocida por ser fundadores de los caramelos Chupa Chups, y tras éstos un importante número de pequeños socios accionistas que entraron en la empresa en sus inicios.

 

Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos