Rafael Cobos: "Es necesario visibilizar el oficio de guionista"

Miércoles, 24 de Abril de 2019

Rafael Cobos: "Es necesario visibilizar el oficio de guionista"

21 de Marzo de 2019 19:10h

Málaga.- Festival.- Rafael Cobos:
Málaga.- Festival.- Rafael Cobos: "Es necesario visibilizar el oficio



El sevillano Rafael Cobos ha dicho, horas antes de recoger el Premio Ricardo Franco que le será entregado este jueves en el Teatro Cervantes, que le parece "un ejercicio necesario reconocer los oficios que están alrededor del cine" como el de guionista.

"Está bien mostrar que no somos seres invisibles, sino que somos necesarios para el proceso de una película. Como representante de los guionistas estoy doblemente encantado. No solo estamos ahí, sino que se nos puede visibilizar y dar un premio", ha expresado en una entrevista con el director del Festival, Juan Antonio Vigar.

Cobos ha hecho un repaso por su trayectoria, su forma de trabajo, sus próximos proyectos, lo que supone para él este premio o cómo ha cambiado su vida desde que es padre.

El trabajo de Cobos está muy ligado a figuras como Alberto Rodríguez o Paco Baños, con años relación que provoca que se conozcan casi a la perfección, lo que el guionista considera que "supone una falta de sorpresa" a la vez que tiene su lado positivo.

"Trabajar con amigos es estupendo porque puedes llamar las cosas por su nombre, pero por otro lado comporta que hay que trabajar una dimensión extra para que el resultado sea óptimo, y ahí entra la sorpresa", ha señalado.

Dentro de esta relación ha elogiado la forma de trabajo de Rodríguez, quien considera que tiene "la capacidad de oír" antes de tomar una decisión. "Santi y Paco son más obstinados, mientras que Alberto es más abierto al debate hasta el punto de llegar a algo que estaba en las antípodas de su idea", ha confesado.

Cobos ha asegurando que cuando se trabaja "codo con codo" con gente que conoce, como en la mayoría de su carrera, "sabes cuál va a ser el resultado", aunque no siempre es así. " Cuando trabajas de una forma más epistolar te expones a que conviertan ese material en otra cosa, que a veces se acerca a lo que tú pensabas y otras está a la contra de tu idea", ha manifestado.

En un ejercicio de sinceridad, en un ambiente cercano como en el que ha tenido lugar la charla, Cobos ha bromeado con que los escritores están compuestos por "síndromes" y uno de ellos es la procrastinación, haciendo referencia las vueltas que dio con su vida antes de centrarse en su oficio actual.

"En un inicio tenía una vocación clara, pero me inventé muchas excusas para empezar a escribir más tarde. Creo que para este oficio es necesario vivir y mis estudios, de Derecho o Medicina, que dejé a medias me permitieron saber más. Los escritores siempre encontramos algo que hacer para dejar de escribir", ha asegurado.

El Premio Ricardo Franco nace dentro del Festival con la idea de recordar los oficios que se encuentran al otro lado de la cámara, no solo delante de ella, algo que Cobos ha calificado como "un ejercicio muy bueno y necesario" para la profesión, que considera infravalorada. "Los guionistas tenemos derecho a llorar porque el oficio está lejos de estar dignificado. Con independencia de que no se nos pague como deben", ha reivindicado.

También Cobos ha asegurado que este reconocimiento supone "algo más allá" que los Goya que tiene en su haber pues esos galardones premian "una carrera de velocidad", mientras que el Premio Ricardo Franco "tiene un fondo de mayor significación y calado" que le supone una "mayor satisfacción".

El guionista ha definido la profesión de "escribir" como "una cuestión muscular" en la que "cuanto más escribes, más sencillo es de encontrar el resultado deseado", aunque no siempre ocurre así. "A veces existe ese trance, esa iluminación, que te llega en un momento aislado y a veces inoportuno, porque puedes estar bañándote o durmiendo. También existe lo contrario, cuando te viene tras una jornada de 12-13 horas escribiendo", ha explicado.

Cobos se ha definido como "metódico" y hasta cierto punto "enfermo" a la hora de sentarse a escribir, algo que ha confesado que cambió cuando se convirtió en padre. "Yo tenía que trabajar de una forma muy concreta, sin ruido, con una orientación concreta... y desde que soy padre puede caer una bomba al lado que puedo escribir hasta en una trinchera", ha asegurado antes de aclarar que la paternidad no "condiciona el color" de lo que escribe ni le llama a "terrenos temáticos" en los que antes no había estado, aunque sí "se han activado terrores que antes no tenía".

También ha hablado de sus "tics" cuando la inspiración no llega. "Tengo la plusmarca de bloques a la hora de escribir. Es algo normal porque escribir no es fácil. Cuando no llego a donde quiero, me ducho o salgo a caminar", se ha sincerado.

PELÍCULAS

La charla ha tenido que pasar inevitablemente por una de las películas que marcan la carrera de Cobos, 'La isla mínima', que considera que sirvió para "sacar a la superficie el trabajo de 20 años", aunque ha confesado que el aluvión de premios les pilló, a Rodríguez y a él, "desprevenidos".

"Alberto siempre me dice que cree que la película no es para tanto, y yo voy más allá: Me gusta más 'Grupo 7', creo que tiene elementos que sobrepasan a 'La isla mínima', pero esto al final es así", ha confesado.

Se encuentra trabajando en la que, en sus propias palabras, espera que sea la próxima película de Alberto Rodríguez a la vez que finalizan el montaje de la segunda temporada de 'La Peste', su último trabajo.

"Desde el punto de vista del guion, 'La Peste' ha sido un maratón muy intenso. Tenía muy claro que lo iba a escribir como los guiones de nuestras películas, con un proceso de documentación larguísimo. En cuestión de seis meses pude escribir dos mil páginas", ha asegurado antes de matizar que "el tiempo neto de escritura fue corto".

TRAYECTORIA

Rafael Cobos (Sevilla, 1973) es un guionista y dramaturgo ganador de dos premios Goya, aunque no siempre tuvo claro que quisiera dedicarse al mundo del cine. Antes de descubrir su pasión por la escritura y comenzar sus estudios de Comunicación Audiovisual en Sevilla cursó Medicina, pero pronto se dio cuenta que la anatomía no era lo suyo.

Su carrera cinematográfica está muy ligada al nombre de Alberto Rodríguez, con quien ha coescrito varias de las películas que más éxitos le han traído y quien le dio su primera oportunidad como guionista.

Su carrera en el cine comienza en 2005 con '7 vírgenes', dirigida por Alberto Rodríguez, con quien trabajaría en sus dos siguientes proyectos, 'After' y 'Grupo 7', antes de unirse con Paco Baños para la película 'Ali', primer título que le llevaría al festival malagueño en 2012, donde sería reconocida como la mejor ópera prima de la edición.

'El amor no es lo que era', de Gabriel Ocho, y 'Toro', del director Kike Maíllo, son otros de sus títulos, aunque los mayores reconocimientos le llegaron en su unión, una vez más, con Alberto Rodríguez. 'La isla mínima' y 'El hombre de las mil caras' le valieron el premio Goya por su guion, un galardón al que había estado anteriormente nominado en tres ocasiones, las tres que había trabajado con Rodríguez.

Su producción no se limita únicamente al campo del cine. El sevillano es el autor de los guiones de la serie 'La peste', convirtiéndose además en 'showrunner' en su segunda temporada. Antes había participado en guiones de otras series como 'El perímetro', '37 metros', 'Cervantes, la semilla de la inmortalidad', 'Las ejecutivas' o 'Sokoa'.

Fuera del ámbito de la pequeña y gran pantalla, Cobos es el artífice de más de una decena de obras teatrales que le han valido varios premios. Entre sus textos destacan 'Ojos', 'Ahora ya no importa' o 'Probablemente mañana', todos ellos publicados por diferentes editoriales.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos