Pablo Aranda pregona a la ciudad hospitalaria y pide considerar de Málaga a todos traigan el acento que traigan

Sábado, 20 de Octubre de 2018

Pablo Aranda pregona a la ciudad hospitalaria y pide considerar de Málaga a todos traigan el acento que traigan

11 de Agosto de 2018 00:17h

Pablo Aranda, pregonero de la Feria de Málaga 2018
Pablo Aranda, pregonero de la Feria de Málaga 2018



El escritor y articulista Pablo Aranda, pregonero de la Feria de Málaga de 2018, ha destacado durante su discurso en la noche de este viernes que la ciudad es "abierta y cualquier persona es bienvenida", asegurando que "la piel cubierta de salitre durante casi 3.000 años certifica nuestra hospitalidad histórica". Por ello, ha pedido que se siga "siendo así": "Sigamos considerando de Málaga a la gente que esté aquí, traiga el acento que traiga".

"Málaga es una ciudad grande y convivimos en ella muchas tribus. Ninguna vale más que otra. Un pacto entre tribus rige la convivencia, que nadie rompa ese pacto. Tratemos de dejar Málaga mejor de lo que la encontramos", ha pedido.

Al filo de la medianoche, el escritor, algo emocionado, y ante miles de personas en la playa de La Malagueta, ha tirado de ironía al inicio de su pregón en el que ha dicho que comienza "la semana más grande", entre otras cosas "porque este año dura un día más".

Además, ha dicho que es la hora de divertirse, aunque ha reconocido que eso "no es fácil, aunque lo parezca". "Divertirse bien. Tratar de no molestarnos por lo que hacen los demás y tratar de molestar nosotros menos todavía", aunque "las ganas de fiesta nos vienen de lejos y casi hemos aprendido".

Por otro lado, ha dado las gracias al alcalde, Francisco de la Torre, por haber pensado en él para ser el pregonero, recordando que no es el primer escritor que pregona la Feria "en esta ciudad amante de los libros". En este punto, ha tenido palabras para el "maestro" Manuel Alcántara, que lo hizo en 1988, "cuando yo tenía melenas".

En este sentido, ha afirmado que en aquella fecha Alcántara manifestó que "cualquier malagueño que acuda a su trabajo por la mañana, dispuesto a ganarse el pan y el aperitivo, va pisando tumbas de fenicios sobresalientes y de moros notables y esa minería de antepasados se nota" y ha incidido en que "es una osadía citar al maestro, pues lo mejor de este pregón serán las palabras de otro".

"En la Feria nos mezclamos y nos convertimos en una gran familia... ojalá nadie se comporte en modo cuñado", ha afirmado. También ha tenido palabras para Antonio Soler, otro escritor que fue pregonero en 1993; Rafael Pérez Estrada y María Victoria Atencia, "todos hace muchos años" y "poco ha llovido desde entonces".

Ha reconocido que cuando De la Torre le propuso ser pregonero de la Feria lo primero que le comentó fue que "a esa hora a mí me entra el sueño", explicando que "el insomnio suele pillarme en la cama, contando abejas y obispos".

Eso sí, ha dejado claro que para esta noche se ha preparado: "Voy cargado de cafeína". Es más, ha incidido en que para aguantar despierto "me he tomado una nube en el Café Central, un sombra en Doña Mariquita, un cortado en Casa Aranda, en el bar de la barriada de la Paz donde desayuna el actor Dani Rovira he pedido un mitad doble y me han puesto una tapa de albóndigas, un americano en la plaza de la Merced, un solo en El Balneario, y así estoy, hecho un manojo de nervios".

En este punto, ha asegurado que "algunas noches gloriosas" sí que ha permanecido en vela: "Me recuerdo en un autobús de línea, dispuesto a empalmar la feria del centro con la del real".

Así, ha dicho que sería "curioso" poder hablar "a aquel joven de pelo por los hombros que fui hace 30 años, tomarme con él un Pajarete en la Casa del Guardia", aunque, a su juicio, el joven "no aceptaría consejos, aunque viniesen de un yo futuro, este pureta defectuoso". No obstante, ha afirmado que "si soy tú, le insistiría. Ahora sé más cosas, pero el joven que fui podría decirme algo que ya he olvidado: lo que vale un peine".

RECUERDOS

Ha revivido con nostalgia que "el terral ya no mece mi melena, y este año me veo aquí arriba, a metro y medio sobre el nivel del mar, donde las medusas no alcanzan, este mar que es el que mejor conozco".

"El mar de Málaga es el lomo dormido de un animal fabuloso, un privilegio gratuito y limpio cuando está limpio, lo cual depende de nosotros, como Málaga, que gustará a los forasteros si nosotros gustamos", ha apostillado.

Ha tenido "en este momento importantísimo" palabras de recuerdo en el pregón para su familia. Sobre su padre, que era sevillano, ha afirmado que "desde algún lugar imposible levanta una copa de manzanilla", admitiendo: "Lo que daría por poder rellenársela".

Continuando con los saludos ha nombrado a su hermano, Nacho, que "cuando él llegaba de la feria yo ya estaba en el cuarto, imaginando otros mundos"; a su madre, Auxi, "que a finales de febrero ya está morena"; a Lola, "que solo sale un día en la feria, el primero, y ya vuelve el último"; a Manuel y Pepe, "que insistirán para que me suba con ellos en la noria, pero yo me mareo", y a Ángela, "que me acompaña en la vida y a veces incluso pregona al pregonero".

Su hermana Marta y Antonio, Javier y Jorge y los amigos de la infancia de El Palo, "que siempre responden al grito que nos une... ¡Barbacoa ya!", también han tenido recuerdos en el pregón.

"EN LA FERIA HE AMADO Y TAMBIÉN HE SUFRIDO"

Ha confesado, asimismo, que en la Feria ha amado y también "sufrido mucho", recordando su "peor momento" que fue el día en que subió a la noria "inmensa y mi vértigo me impidió disfrutar de la vista espléndida".

También ha rememorado que en las casetas de los comunistas, "donde todo resultaba más barato", empezaba la noche en el Real, "en la de la Juventud veía a Tabletom y Danza Invisible, y en El Cortijo mi padre y mi madre me invitaban a un pitufo de pringá".

En este sentido, ha asegurado que por aquel entonces "los pitufos todavía no se llamaban pitufos, pero ya había camperos". "La dieta mediterránea está bien, pero anda que el campero", ha apostillado.

Sobre ese peculiar bocata malagueño también ha reflexionado en su pregón y se ha preguntado que si comiendo camperos ha llegado a pregonero "¿cuántos camperos se habrá comido el alcalde para llegar a alcalde?", afirmando que "con esa energía, seguro que se los pide completos".

Recuerdos de cómo se ganaba el dinero que gastaba en esta fiesta y de los fuegos artificiales han inundado su pregón de Feria, una fiesta que "está a punto de empezar, cuando estallen los fuegos y Dios quiera que ninguna bengala desvíe su trayectoria y me atraviese, aunque no habría muerte más malagueña que espetado en la Feria".

"Toca pasarlo bien, muy bien, sin malajes ni medusas, y recordando que no es no", ha dicho, añadiendo, para concluir que "ahora llega la hora de desmelenarse. Sana, alegre, mediterráneamente. Viva la Feria y Málaga", ha concluido.

Tras el pregón de Pablo Aranda, ha tenido lugar el espectáculo piromusical, con un carácter más artístico, creativo e innovador que en otras ediciones y donde se ha buscado una imagen de exclusividad, modernidad y solvencia.

Ha sido la primera vez que esta producción ha sido realizada por la empresa valenciana Ricasa, con una trayectoria internacional de reconocido prestigio, que ha creado un espectáculo cultural exclusivo para la ciudad denominado 'Málaga mira al mar', 13 minutos que han hecho las delicias de malagueños y visitantes. Tras él se celebra el concierto de Efecto Mariposa, dando así inicio a nueve intensos días de fiesta en el sur de Europa.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos