Málaga para la Gente pide un homenaje público de la ciudad a los vecinos que fueron victimas del nazismo

Jueves, 24 de Enero de 2019

Málaga para la Gente pide un homenaje público de la ciudad a los vecinos que fueron victimas del nazismo

15 de Diciembre de 2018 11:29h

Remedios Ramos
Remedios Ramos



El grupo municipal de IU Málaga para la Gente ha presentado una moción para su debate en la próxima comisión de Derechos Sociales, Cultura, Educación, Juventud y Deportes para el reconocimiento y homenaje público de la ciudad a los vecinos que fueron víctimas del nazismo.

En concreto, en la moción de la coalición de izquierdas piden expresar el reconocimiento y homenaje de la Corporación a las víctimas del nazismo que sufrieron el horror de los campos de concentración y, en particular, a las victimas malagueñas, haciendo extensible ese reconocimiento a sus familiares.

También proponen impulsar acciones y actos de reconocimiento y homenaje público de la ciudad a las víctimas del nazismo nacidas en el término municipal, identificando oportunamente a las mismas e invitando a esos actos a sus familiares; así como la colocación de un monolito, escultura o placa en memoria, homenaje y reconocimiento a los hombres y mujeres deportadas a los campos de concentración nazis entre 1940-1945 de la ciudad de Málaga.

Por otro lado, piden estudiar la posible presencia institucional del Ayuntamiento de Málaga en los actos de conmemoración que se celebran en el campo de Mauthausen con ocasión del aniversario de su liberación, dejando constancia allí del reconocimiento.

La viceportavoz de IU Málaga para la Gente, Remedios Ramos, ha recordado en la moción, a la que ha tenido acceso Europa Press, que las Naciones Unidas declararon el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del nazismo, coincidiendo con el día del aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz en 1945.

Entonces, ha precisado, se instó a todos los países a que elaborasen programas educativos en los que se inculcara a las generaciones futuras las enseñanzas del horror nazi, con el fin de ayudar a prevenir y movilizar a la sociedad civil en pro del recuerdo de todo lo que ocurrió para que no vuelva a ocurrir nunca más.

"EXPLICAR EL PASADO PARA CONSTRUIR EL FUTURO"

"Explicar el pasado para construir el futuro es un principio básico en cualquier democracia madura", ha incidido Ramos, al tiempo que ha recordado que "fuera del Estado español, otros estados europeos han afrontado las sombras de su propia historia".

Ramos ha señalado que "las víctimas republicanas españolas de los campos nazis no lo fueron por azar, sino como resultado de su posición en defensa de la democracia y de la II República, derrotada por las armas fascistas, y que las abocó al exilio" y ha indicado, además, que "las víctimas fueron enemigas del fascismo de Franco y Hitler, por esa condición acabaron siendo deportadas a los campos del III Reich".

En consecuencia, a juicio de Ramos, "su homenaje y reconocimiento debe comportar la identificación de los culpables. Su deportación no hubiera sido posible sin el abandono del régimen colaboracionista de Vichy y sin la aquiescencia de la dictadura franquista para que estas personas, prisioneras de guerra de los alemanes, fueran puestas en manos de la Gestapo y calificadas como apátridas".

En este punto, ha señalado que la gran mayoría de las deportaciones de españoles cayeron sobre exiliados que habían abandonado España en 1939 y que lucharon en la defensa de Francia contra la Alemania nazi. La derrota francesa dio lugar a que fueran capturados y terminaran en los campos de concentración del III Reich. Ya avanzada la II Guerra Mundial se realizaron más deportaciones desde Francia, por su implicación en la resistencia contra la ocupación nazi.

Además, precisa la moción de IU Málaga para la Gente, "la culpabilidad de la dictadura franquista se extendió a lo largo de 40 años, al mantener la estigmatización de quienes perdieron la guerra y sus familias, al negar los derechos morales y materiales a las personas deportadas y a sus familiares; y al impedirles constituir una asociación para su amparo, en contraste con lo que sucedía en la mayoría de los países de Europa".

El escenario principal de la eliminación de estas personas, que habían huido de la España de Franco y fueron deportadas, era el campo de concentración de Gusen, un anejo de Mauthausen, situado a cinco kilómetros de este campo. Junto con el de Auschwitz, el de Mauthausen fue el más sanguinario campo de exterminio del holocausto nazi.

"Actualmente, quedan pendientes deberes con la Historia y la memoria, ya que existe todavía un desconocimiento del alcance de la deportación republicana, incluso ignorada por los mismos familiares, y una falta de integración de su trayectoria con la historia de España y Europa como resistentes a la ocupación nazi en Francia así como participantes en la resistencia antifranquista", ha añadido Ramos.

También ha afirmado que desde las instituciones democráticas "debemos homenajear a quienes lucharon por la democracia, la libertad y contra el fascismo". "Es una deuda aún pendiente con las víctimas que debemos abordar, como así se hace en todos los países europeos", ha concluido.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos