La mitad de los adolescentes andaluces conocen o han presenciado algún tipo de homofobia o transfobia en su entorno

Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

La mitad de los adolescentes andaluces conocen o han presenciado algún tipo de homofobia o transfobia en su entorno

21 de Septiembre de 2018 14:21h

Natalia Ronco y Antonio Ferre
Natalia Ronco y Antonio Ferre



Algo más de la mitad --el 51,13 por ciento-- de los adolescentes andaluces han presenciado o conocen algún tipo de homofobia o transfobia en su entorno, en el centro educativo, la calle o el ámbito familiar, según un informe de la Federación Andaluza de Asociaciones LGBTIQ+ Andalucía Diversidad y el Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia.

El insulto (66,9%), el acoso (19,81%) y la agresión (10,68%) son los principales ataques al colectivo LGTBIQ+ que han presenciado la mitad de los jóvenes, según han explicado este viernes en rueda de prensa el presidente de Andalucía Diversidad, Antonio Ferre, y la directora del Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia, Natalia Ronco.

Ambos han presentado el 'Informe sobre la LGTIfobia y el conocimiento de la diversidad sexual entre los jóvenes andaluces', del que se concluye que aunque se ha avanzado mucho en las últimas décadas aun queda mucho trabajo por hacer, ha apuntado Ferre.

También se constata que existe un "gran desconocimiento de la realidad LGTBIQ+", que la homofobia y la transfobia siguen patentes, continúan los tópicos y hay una "alarmante" situación de agresiones, han lamentado Ferre y Ronco.

En este sentido han destacado que el 7,09 por ciento de los adolescentes cree que la transexualidad es una enfermedad --mayoritariamente son los hombres quienes piensan así, con un ratio de tres por cada mujer-- y un 3,54 por ciento opina que la homosexualidad tiene cura y la ven como algo negativo.

Otro tópico que han señalado es que el 22,25 por ciento de los jóvenes piensa que en una pareja homosexual uno hace de hombre y otro de mujer, de nuevo con un porcentaje mayor de chicos que piensan así frente al de chicas.

El estudio ha detectado que el 7,47 por ciento de los encuestados están de acuerdo con que a las personas homosexuales o transexuales no se les permita criar o adoptar hijos, mientras que un 14,78 por ciento piensa que el colectivo LGTBIQ+ "exige demasiado", sin cuestionarse el porqué de sus reivindicaciones.

También han resaltado que el 42,08 por ciento de los adolescentes prefiere saber si un conocido es homosexual o transexual para evitar situaciones incómodas, al igual que un 12,22 por ciento afirma tener dificultades para mantener una amistad cercana con una persona homosexual o transexual.

Otro dato preocupante que han detectado con el informe es que el 8,07 por ciento de los encuestados creen que tener un profesor homosexual o transexual les afectará negativamente en la educación que reciban, así como que un 17,65 por ciento piensa que los homosexuales son más promiscuos que los heterosexuales, un tópico que persiste.

Relacionado con esto, un 26,47 por ciento de los adolescentes señalan que el colectivo homosexual y transexual tiene más posibilidades de contraer infecciones de transmisión sexual que el heterosexual, a pesar de los estudios sanitarios que advierten de que alcanzan a toda la población sexualmente activa y se debe a la falta de seguridad durante el coito.

Otro tópico que se mantiene es la idea de que se puede distinguir a un homosexual por su aspecto físico, forma de hablar, expresarse o por su profesión. Así lo creen un 27,22 por ciento de los jóvenes, al igual que un 7,99 por ciento opina que las parejas homosexuales no tienen derecho a expresar su afectividad en público, un hecho "preocupante", han apuntado.

El informe revela que el 46,53 por ciento de los adolescentes piensa que la homosexualidad se puede cambiar, aunque Ferre ha precisado que estudian reformular esta pregunta porque los jóvenes o no la entienden o la ven como algo positivo, ya que opinan que hay libertad para variar de orientación sexual.

De igual forma, existe una confusión entre la orientación sexual de una persona y su identidad sexual, pues el 8,07 por ciento de los adolescentes piensa que todos los gays quieren ser mujeres y todas las lesbianas hombres, de igual forma que un 50,3 por ciento no conoce la diferencia entre transexual y transgénero.

Por otro lado, la mayoría de los encuestados está familiarizados con las diferentes orientaciones o identidades de género, pues un 75,04 por ciento afirma conocer a alguien homosexual o transexual en su entorno, al igual que un 73,98 por ciento sabe lo que es la homofobia y la transfobia, si bien un 26,02 por ciento no ven como algo negativo agredir a otra persona por su orientación o identidad sexual.

Por último, un 14,10 por ciento de los encuestados afirma haber imaginado en algún momento tener relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, pero Ferre y Ronco han considerado que este porcentaje está "maquillado a la baja" debido a la homofobia, ya que pueden rechazar estos deseos al considerarlos como algo anormal o por querer pertenecer a un grupo.

Por estos resultados han pedido que se lleven a cabo acciones en los centros como "instalar respeto" al colectivo LGTBIQ+, dar información veraz al respecto, acompañar a los adolescentes homosexuales y transexuales, implantar políticas de igualdad, formar al personal y fomentar la denuncia de las agresiones.

El estudio se ha realizado en 54 aulas de toda Andalucía de ESO y Bahiller, donde 1.326 alumnos de entre 12 y 18 años han respondido de manera anónima a un cuestionario de 20 preguntas.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos