Aumentan un 22% las niñas que son expulsadas durante la ESO en los centros educativos de Málaga capital

Martes, 14 de Agosto de 2018

Aumentan un 22% las niñas que son expulsadas durante la ESO en los centros educativos de Málaga capital

10 de Agosto de 2018 13:08h



El número de niñas expulsadas durante la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) ha aumentado un 22 por ciento en la capital malagueña. Además, se ha incrementado un 17 por ciento el de las agresiones físicas como motivo para obligar a un estudiante a abandonar el centro, según datos de la Asociación Cívica para la Prevención, que ha atendido este curso a 109 menores en estas circunstancias.

Así lo han precisado el edil de Derechos Sociales, Raúl Jiménez, y el representante de la Asociación Cívica para la Prevención, Rafael Arredondo, que han presentado en una rueda de prensa los resultados del denominado 'Proyecto Alternativo para menores expulsados de los centros escolares'.

De estos 109 menores que han sido atendidos por esta asociación en centros cedidos por el Ayuntamiento, el 91 por ciento ha asegurado que "han aprendido algo" con la atención recibida, el 92 por ciento ha admitido que deben hacer cambios consigo mismos y en su entorno familiar y de amistades, mientras que el 70 por ciento ha valorado que "si no han aprendido nada es por su actitud", ha detallado Jiménez.

El edil también ha resaltado que la mayoría de los expulsados, el 76 por ciento, continúan siendo varones, si bien las chicas han aumentado un 22 por ciento con respecto al curso anterior.

La mayoría de estos estudiantes tienen entre 13 y 15 años y son expulsados en el primer curso de la ESO, además de que provienen de familias normalizadas, que no precisan de ayudas sociales.

Jiménez también ha explicado que se ha trabajado en los hábitos de estos menores, de los que un 34 por ciento consume diariamente bebidas energéticas; un 20 por ciento fuma cachimba y el 50 por ciento forma parte de una familia con padres separados.

El concejal ha destacado que el Ayuntamiento colabora en esta atención porque tienen constancia de que la falta de educación influye en el futuro de las familias. "Estos fracasados escolares se convertirán en excluidos sociales", ha señalado al respecto. Asimismo, ha criticado que este apoyo a los expulsados es competencia de la Junta de Andalucía, que no publica el número de alumnos en esta situación.

Por su parte, Arredondo ha precisado que su asociación lleva a cabo el programa desde hace ocho años, tiempo en el que han atendido a más de 700 menores, que pasan una media de 14 días expulsados, principalmente por incumplir las reglas de conductas de los centros, seguido de las agresiones físicas a docentes, que se ha incrementado un 17 por ciento este curso.

Aunque el principal curso del que provienen los expulsados ha bajado a primero de la ESO la edad mayoritaria se ha mantenido en 13 años, lo que significa que se atiende a repetidores, ha razonado el presidente de la Asociación Cívica para la Prevención.

Asimismo, ha detallado que si bien el consumo de alcohol y hachís "no es comparativo" con el resto de los menores de estas edades, sí que es mayor el de bebidas energéticas y cachimba entre los expulsados, con 20 y 15 puntos más, respectivamente.

Arredondo también ha recordado que los menores pueden ser expulsados de tres a 29 días de los centros, por lo que se puede llegar a una dinámica de "abandono escolar indirecto", ya que el estudiante busca la expulsión para faltar a clase.

Por estos motivos en el programa se realiza una atención personalizada, también con las familias, con no más de siete menores al mismo tiempo y un tiempo mínimo de cinco días, ha detallado. Son los propios centros los que contactan con la asociación.

En este sentido ha destacado que los resultados del proyecto son positivos: el 67 por ciento de los participantes que pasan por el programa no tienen partes nuevos y el 35 por ciento no volvieron a ser expulsados. La asociación realiza un seguimiento a los estudiantes con una llamada al centro un mes después del final de la atención personalizada.

Por su parte, la directora del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Ruth Sarabia, ha aunciado que el Consistorio doblará su apoyo al programa con la ampliación de una nueva sede en Miraflores, además de la ya existente en Cruz de Humilladeros, para el próximo curso.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos