¿Inmobiliaria digital o tradicional? La clave está en el ahorro de hasta 20.000€

¿Inmobiliaria digital o tradicional? La clave está en el ahorro de hasta 20.000€

Las inmobiliarias tradicionales han podido notar en los últimos años cómo las inmobiliarias digitales cada vez han ido cogiendo mayor peso en el mercado y ganando clientes sin cesar. Para entender por qué han crecido de esta forma y por qué gustan tanto a las personas que quieren comprar o vender su vivienda, lo primero que hace falta saber es en qué se diferencian de las inmobiliarias convencionales, cómo funcionan o qué precios tienen. 

Cada vez están naciendo más inmobiliarias digitales pero hay algunas que han llegado especialmente lejos, como Housfy que está en el TOP 3 de las inmobiliarias de España. En este artículo analizaremos cuáles son las claves del éxito de empresas como Housfy para entender, a su vez, por qué las inmobiliarias digitales gustan tanto.

¿De qué forma funciona una inmobiliaria digital?

Las agencias inmobiliarias digitales se diferencian de las tradicionales por hacer sus trámites a través de Internet. Cada una de las inmobiliarias online son diferentes, pero lo cierto es que todas tienen en común el uso de la tecnología y de grandes volúmenes de datos. Realizan la tasación de los inmuebles a través de herramientas con Big Data que ayudan a los propietarios a conocer el valor aproximado de su hogar. Por el contrario, en las tradicionales se hacen recomendaciones de precios basándose en el conocimiento de los precios de la zona.

Empresas como Housfy también destacan por el hecho de no cobrar comisiones porcentuales sobre el precio de venta. Es decir, en el caso de Housfy solo cobra una cuota fija de 3.990 € con IVA incluido en el momento en que el piso se venda. Así, el ahorro puede alcanzar hasta los 20.000 € con respecto a una inmobiliaria tradicional, que cobra una media de un 5% sobre el precio de venta.

Además, proporcionan herramientas de valoración de los pisos de manera online, instantánea y sobre todo, gratuita. Asimismo, realizan una gran inversión en los principales portales inmobiliarios para así posicionar el inmueble en las búsquedas de los compradores y poder dar una mayor visibilidad a los vendedores. 

Sesenta días de media para vender un piso

Por otra parte, tal y como hemos mencionado anteriormente, como todas las gestiones se hacen digitalmente el proceso de compraventa es mucho más ágil, consiguiendo 60 días de media para poder vender la vivienda. Además de ello, gracias a las inmobiliarias online, el propietario lleva el control de las visitas, con la ayuda de la plataforma online y el seguimiento de los asesores. La transparencia en las estadísticas del piso es absoluta, pero también a la hora de pedir el feedback de los compradores.

También existe una gran diferencia con respecto a la agencia tradicional en lo que a las visitas del piso se refiere. En el caso de las digitales, el propietario enseña la vivienda y recibe ayuda durante todo el proceso a través de la plataforma y de las herramientas que proporciona la agencia digital. Las agencias tradicionales, en cambio, encargan esta tarea a los comerciales y muchas veces desconocen algunos aspectos sobre la vivienda que son importantes para el potencial comprador

Estas son algunas de las razones por las que las inmobiliarias digitales son un auténtico boom. Una subida que se basa, entre otras cosas, en que han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías y ofrecer todo su potencial.

Comentarios Disqus