Detenida la trabajadora de una cafetería acusada de apropiarse de un bolso con más de 3.000 euros

Detenida la trabajadora de una cafetería acusada de apropiarse de un bolso con más de 3.000 euros

Policía Nacional


La Policía Nacional ha detenido en Granada a una mujer de 23 años, nacionalidad española y sin antecedentes policiales, como presunta autora de la sustracción de un bolso, olvidado en una cafetería en la que trabajaba, en cuyo interior se encontraban más de 3.000 euros en metálico además de varios documentos personales y una cartilla bancaria.

Tras la detención esta reconoció los hechos y devolvió la mayor parte del dinero sustraído a su legítima propietaria, según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa.

La propietaria del bolso, una empresaria con varios negocios en la ciudad de Granada, estuvo tomando una bebida caliente en una de las mesas de una cafetería contigua a una estación de servicio, en el momento de ir a pagar su consumición olvidó en una de las sillas un bolso de su propiedad y de una prestigiosa marca de moda que contenía más de 3.000 euros en efectivo, documentación personal propia y relativa a su familia y una cartilla bancaria.

Una vez abandonado el establecimiento y ya en la carretera, la empresaria "tuvo conciencia de haber dejado el bolso olvidado sobre la silla por lo que decidió volver rápidamente al local para recuperarlo".

Una vez allí preguntó a la trabajadora por el objeto perdido, "manifestando esta última que no había visto nada y que si aparecía se lo guardaría". Igualmente fue preguntada por la existencia de videovigilancia, ya que pudo ver la placa que indica encontrarse en una zona con cámaras, que hubieran podido grabar lo sucedido durante el intervalo de tiempo que medió entre la salida de la cafetería y la vuelta tras percatarse del olvido, a lo que la investigada "contestó que no funcionaban".

La investigación policial levada a cabo consiguió desmentir el relato de los hechos contados por la presunta autora del hurto, quien en todo momento aseguró no tener nada que ver con la desaparición del bolso.

A pesar de que efectivamente las cámaras del interior de la cafetería no funcionaban, los agentes demostraron que "fue ella quien se apropió del objeto olvidado, ocultando su acción a sus propias compañeras, para posteriormente deshacerse del bolso y del resto del contenido del mismo para evitar que estos objetos pudieran incriminarla, quedándose únicamente con el dinero en metálico".
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus