Van Aert gana al esprint en Albi en una jornada de abanicos relevantes

Van Aert gana al esprint en Albi en una jornada de abanicos relevantes

Wout van Aert gana en el Tour


El ciclista belga Wout van Aert (Team Jumbo-Visma) ha ganado este lunes la décima etapa del Tour de Francia, disputada entre Saint-Flour y Albi sobre 217,5 kilómetros, en un reducido esprint al que sólo unos pocos llegaron después de una jornada larga y ventosa que ha dejado ilustres damnificados como Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) o Mikel Landa (Movistar).

Van Aert, que ganó la crono por equipos, se llevó su primera etapa individual al esprint superando a mayores especialistas al esprint y más veteranos que él como Elia Viviani (Deceuninck-Quick Step), al que superó por escasos centímetros, Caleb Ewan (Lotto Soudal) o Michael Matthews (Team Sunweb).

El belga logra su primera victoria en un Tour de Francia en el que se estrena, a sus 24 años, y sigue de dulce en el país galo ya que se adjudicó una victoria de etapa en el reciente Critérium du Dauphiné. Y ganó por tesón, por no dejarse llevar cuando vio a su lado al gigante Viviani, que miró incrédulo a van Aert cuando este levantó sus brazos al cielo, triunfante.

Además, pese a los cortes que se produjeron en los abanicos de esta movida etapa, llegaron a la lucha por la etapa hombres con galones como Ewan, tercero y que suma ya cuatro 'podios' en lo que va de Tour pero sin la fortuna para poder ganar, como Matthews o el mismo líder de la regularidad y ganador de una etapa en esta edición Peter Sagan (BORA-hansgrohe).

Fue el equipo de Sagan quien, junto al Team INEOS, intentaron mover la carrera desde lejos buscando esos abanicos que finalmente llegaron por el trabajo del Deceuninck-Quick Step. Pero no fue en un abanico, sino en una caída fortuita producida por un empujón involuntario de un rival, en la que Mikel Landa (Movistar) dejó de ser colíder del Movistar y pasó a gregario de lujo de Nairo Quintana, que entró entre los mejores.

El gran trabajo del Movistar Team, atentos y en cabeza, se fue al traste cuando Mikel Landa fue arrollado y, a su vez, se fue al suelo impactando contra un aficionado que estaba en la cuneta animando. Un 'afilador' entre Alaphilippe y Romain Bardet (AG2R) hizo que este último diera un bandazo a su izquierda, donde estaba un Landa que salió disparado sin poder evitar la caída.

Imanol Erviti y Nelson Oliveira esperaron a Landa, con Nairo Quintana y Alejandro Valverde en la cabeza de la carrera, y finalmente el vasco se dejó 2:09 en meta, entrando en un grupo en el que estaban el líder de los jóvenes Giulio Ciccone (Trek-Segafredo) o el italiano Fabio Aru (UAE-Team Emirates), que se beneficiaron también del trabajo de Landa por enjuagar el tiempo perdido.

ALAPHILIPPE, EL LÍDER DE LOS ABANICOS

El primer gran corte, de los ya definitivos y a más de 30 kilómetros de la meta, lo provocó el equipo Deceuninck-Quick Step y con la estelar aportación del líder de la ronda gala, un Julian Alaphilippe que vale para ganar etapas, para portar el amarillo con categoría y para formar abanicos que dejan sepultados a nombres ilustres del pelotón.

La garra de Alaphilippe y la fuerza colectiva del equipo belga hicieron estragos. El líder sigue al frente de la clasificación general, donde pierden posiciones, entre otros, Thibaut Pinot o Rigoberto Urán (EF Education First). El galo, haciendo un Tour impecable, no pudo salvar el gran corte de la etapa y, pese al trabajo de su equipo con ayuda de Astana, con su líder Jakob Fuglsang también cortado, finalmente perdieron en meta 1:40, igual que Richie Porte (Trek-Segafredo) o Urán.

Este 'grupeto' de Pinot llegó a rodar por debajo del medio minuto de pérdida, pero delante los BORA o los INEOS, que buscaban dar margen a su líder Geraint Thomas, hicieron imposible esa persecución. Previamente ya habían acabado con la fuga del día, formada por seis ciclistas, cazados a 25 kilómetros de la meta en Albi, donde el pelotón dormirá y hará la primera jornada de descanso.
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus