El fotógrafo Julián Ochoa defiende en una conferencia la dimensión artística del apropiacionismo

El fotógrafo Julián Ochoa defiende en una conferencia la dimensión artística del apropiacionismo



La controvertida práctica del apropiacionismo ha centrado la conferencia que el fotógrafo gaditano Julián Ochoa ha ofrecido esta tarde en la XVI Bienal de Fotografía de Córdoba.

El experto, que ha sido presentado en el Salón de Actos de Vimcorsa por Pedro Bergillos, recordó que, "como movimiento, el apropiacionismo surgió en los años 20" del pasado siglo, bautizado por el crítico Douglas Crimp y reforzado por creadores como Picasso, que afirmaba que "los grandes artistas copian, los genios roban".

En su intervención, Ochoa se dedicó fundamentalmente a plantear preguntas y elementos para el debate. Una de ellas fue "¿es posible crear de la nada?": piensa el experto que "el fotógrafo, en cierta medida, es siempre apropiacionista", y también que el apropiacionismo puede ser considerado arte. Los estudiantes de Bellas Artes, anota, "siempre han aprendido copiando".

Ochoa revisó en su ponencia, ilustrada con imágenes, conceptos como "genialidad", "autoría" y "originalidad", así como la obra de fotógrafos apropiacionistas como Richard Prince, que se dedica a "captar una parte del todo", y Sherrie Levine, que se apropia de imágenes de artistas masculinos como Walker Evans o Aleksandr Ródchenko.

"Las historias están contadas, todo está dicho y lo que nos queda es contarlo a nuestra manera", indica Ochoa, que destaca que el apropiacionismo ha sido defendido y legitimado por grandes museos y galerías de arte.
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus