No se lo tome como algo personal

No se lo tome como algo personal

Germán Temprano, periodista

Vox ha tildado a Albert Rivera de “acojonado”, “sinvergüenza” y “lameculos”. Le ha faltado un “no se lo tome usted como algo personal”, pero da idea, a poco sagaz que se sea, de que la formación liderada por Santiago Abascal anda algo molesta con el naranjismo. Sostener que no le faltan razones para ello no te convierte, o no debería, en un ultraderechista recalcitrante. Simplemente es así. La táctica, o lo que sea, de esta reencarnación de Luis XIV en versión “el partido soy yo” en la que se ha convertido Rivera, es incluso más imprevisible que una entrevista con Diego El Cigala. Y al final, claro está, lo pagas. Es decir, después de este sonoro rifirrafe no está claro si Rivera romperá todo vínculo con Vox, que es lo que quiere aparentar pero no hace, o acabará por invitar a Abascal a la fiesta de su cumpleaños. Es de sobra conocido que se dan casos de veletas mucho más firmes en sus principios.

Ciudadanos quiere pillar poder, lo vista como lo vista, pero que no se le note que, para ello, está dispuesto a todo ¿Ejemplos? Madrid. Esa vicealcaldesa Villacís -qué decir de ese alcalde Almeida que tantas tardes de gloria promete- que si es menester cuelga en el balcón la bandera de España, la de la Legión y la de los tercios de Flandes por no disgustar a quien sabe le ha permitido estar donde está. Rivera, pasada ya su etapa en pelota picada con la que irrumpió en política, alardea de ser un partido bisagra que garantiza la gobernabilidad cuando tira más a visillo en medio de un huracán. Nunca sabes para donde va a ir con el golpe de viento. Eso sí, por lo menos que vaya. Esto de adelantar con esa arrogancia marca de la casa que ni siquiera tiene pensado ir a hablar con el presidente Sánchez delata una chulería incompatible con quien se las da de hombre de estado.

Además, le va en el sueldo a quien tanto bramaba contra las prebendas políticas y la perpetuidad de los cargos. Por cierto, habrá que empezar a contar ya cuántos años acumula Albert XIV de todas las Españas de nómina pública porque algún trienio ya cae. Por lo visto dice que no se va a prestar a paripé alguno. Igual es la primera vez que lo hace ¿No es paripé, y de los altamente competitivos, mandar unos emotivos tuits al colectivo LGTBI mientras compadrea con quienes les quieren arrebatar sus derechos? ¿No es paripé estar todo el día con España en la boca mientras luego ni siquiera vas cuando te convoca su legítimo presidente, te guste o no quien sea? Pues eso, que de paripés usted sabe. 

Germán Temprano es editor de levanticodigital.com

 

Comentarios Disqus