El Hospital de Poniente celebra el ‘Día del Niño Prematuro’

El Hospital de Poniente celebra el ‘Día del Niño Prematuro’

Durante la jornada se ha recibido la visita del alumnado del Colegio Teresa de Jesús de El Ejido
Celebración del Día del Niño Prematuro en el Hospital de Poniente

ALMERÍA.- El Hospital de Poniente se suma a la celebración del Día del Niño Prematuro (15 de noviembre), con el objetivo de dar visibilidad a todos aquellos niños y niñas que nacen antes de tiempo y que deben afrontar retos adicionales en sus primeros años de vida. El centro ha recibido durante la jornada la visita del alumnado de Infantil del Colegio Teresa de Jesús de El Ejido.

Más de una veintena de alumnos y alumnas del Colegio Teresa de Jesús, acompañados de sus maestras y de algunas madres, han participado en la celebración del Día del Niño Prematuro en el Hospital de Poniente. La sesión se ha iniciado con la visita a algunas zonas del Hospital, como el área de Diagnóstico por la Imagen.

En el Aula Hospitalaria, los pequeños han asistido a una charla impartida por los pediatras Manuel Vargas y Gemma Simón, con la colaboración de la maestra Mercedes Ortiz. A través de cuentos y juegos se les ha explicado qué implica la prematuridad, cómo se puede ayudar a prevenirla y qué derechos tienen los niños y niñas prematuros. Los escolares han confeccionado un mural con dibujos de pequeños calcetines, símbolo empleado para representar la prematuridad. 

Uno de cada diez nacimientos

Se estima que uno de cada diez niños y niñas nacen de forma prematura, es decir, antes de las 37 semanas de gestación. El pediatra del Hospital de Poniente, Manuel Vargas explica que “los problemas que puedan sufrir estos niños están condicionados por su grado de prematuridad, pero en general, vienen al mundo con bajo peso y pueden sufrir una falta de desarrollo pulmonar que merma su capacidad respiratoria”.

Otros problemas asociados al nacimiento prematuro son un mayor riesgo de hipoglucemia, dificultades para la alimentación, mayor predisposición a las infecciones o trastornos del desarrollo. Para hacer frente a todo ello, estos niños y niñas requieren cuidados específicos en las primeras etapas de su vida y un estrecho seguimiento posterior. Muchos de ellos tienen que pasar un tiempo ingresados en la incubadora tras su nacimiento y deben permanecer en unas condiciones específicas de calor, humedad o iluminación. 

Además de la atención que se presta inmediatamente después del nacimiento, el área de Pediatría del Hospital de Poniente ofrece a estos menores una asistencia especial e individualizada a través de las Consultas Externas, donde son citados periódicamente para su seguimiento. 

La mejor forma de ayudar a prevenir un parto prematuro es realizar un adecuado control durante el embarazo, que permita detectar cualquier complicación, como por ejemplo una infección en la madre o un síndrome en el feto que pueda provocar que el alumbramiento se produzca antes de tiempo. 

Comentarios Disqus