(Perfil) Messner y Wielicki, dos pioneros que quisieron escalar hasta el cielo

Sábado, 20 de Octubre de 2018

(Perfil) Messner y Wielicki, dos pioneros que quisieron escalar hasta el cielo

16 de Mayo de 2018 12:48h

Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki
Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki



El Premio Princesa de Asturias ha reconocido este miércoles de forma conjunta la trayectoria del italiano Reinhold Messner y del polaco Krzysztof Wielicki, dos alpinistas que se convirtieron en pioneros del deportes mundial hace décadas y que, pese a su veteranía, continúan entregando sus vidas a la aventura.

Messner, nacido hace 73 años en la pequeña localidad italiana de Funes, al sur del Tirol, se convirtió en 1986 en el primer alpinista en escalar los catorce 'ochomiles' del planeta, una hazaña que le inscribió no ya solo en la historia del deporte, sino también de la propia humanidad.

Seis años antes se había convertido en el primer ser humano en subir la cima del Everest, pero su espíritu aventurero va mucho más allá del Himalaya: ha escalado más de 3.500 picos, ha cruzado desiertos como el Gobi y ha cruzado regiones heladas como la Antártida o Groenlandia.

Además, Messner ha escrito más de 80 libros sobre el alpinismo que le han convertido en un gran divulgador de su deporte y su hiperactividad también se ha extendido a la política, siendo diputados de los Verdes en el Parlamento Europeo entre 1999 y 2004, o al cine, dirigiendo varias películas sobre alpinismo.

Como guinda, en 2003 fundó el Messner Mountain Museum, al que considera su "decimoquinto ochomil". Se trata de una red de seis museos localizados en seis lugares diferentes del Tirol del Sur donde expande su amor por la montaña y divulga al mundo todo lo que ha aprendido. En resumen, una vida llena de éxitos cuya mayor decepción llegó en 1970, cuando su hermano Günther murió durante una ascensión al Nanga Parbat.

Por su parte, Wielicki, de 68 años y natural de Szklarka Przygodzicka, es el máximo representante de la prolija escuela polaca de alpinismo y comenzó a desarrollar su pasión desde muy pequeño en los montes de Tatra.

Fue el quinto hombre del mundo en conquistar los 14 'ochomiles' del planeta y en su carrera ha destacado especialmente por su espíritu de innovación, representado en que realizó las primeras ascensiones en invierno a tres cumbres de más de ocho mil metros: en 1980 ascendió al Everest junto a Leszek Cichy, en 1986 junto a Jerzy Kukuczka al Kangchenjungay en 1988 en solitario al Lhotse. Y en 1984 realizó la primera ascensión en un solo día a un 'ochomil', el Broad Peak.

Además, a lo largo de su carrera también ha destacado por sus valores de compañerismo y solidaridad, simbolizados en una expedición pionera de este mismo año al K2, la única cima que aún no ha sido conquistada en invierno.

El mal tiempo obligó a suspender la ascensión y Wielicki lideró la operación para rescatar en el Nanga Parbat a Elisabeth Revol, a la que lograron poner a salvo, y a Tomek Mackiewicz, por el que no pudieron hacer nada. Considerada una de las gestas del himalayismo, el nuevo Premio Princesa de Asturias contestó que simplemente había hecho lo que había que hacer.
--EUROPA PRESS--
Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos