'Un concurso de acreedores no es un fracaso, es una herramienta para salir de la crisis'

Martes, 22 de Enero de 2019

'Un concurso de acreedores no es un fracaso, es una herramienta para salir de la crisis'

04 de Noviembre de 2011 10:45h

La Asociación de Antiguos Alumnos de ETEA organiza un encuentro empresarial con la Ley Concursal como objeto de debate


CÓRDOBA.- Desde una doble perspectiva, académica y profesional, la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de ETEA ha celebrado el encuentro profesional ‘La Ley Concursal como herramienta ante la crisis económica’. La escasa adecuación a la realidad empresarial de España, la interpretación incorrecta de los objetivos que tiene la Ley Concursal (LC) o las posibilidades de mejora que tiene las últimas reformas de esta ley han sido alguno de los asunto tratados en una doble ponencia en la que han participado José Velasco, socio-director del despacho LuqueVelasco Auditores, y Manuel Paniagua, profesor titular del Área de Derecho Mercantil de ETEA.

En su intervención, José Luque, ha criticado el uso incorrecto que se hace de la Ley Concursal. “Pocos entienden que entrar en un concurso de acreedores no es un fracaso, me gustaría que se interpretara como una herramienta de la que disponen los empresarios para poder solucionar situaciones de crisis”, ha afirmado

José Luque, acreditado auditor y con amplia experiencia en la administración concursal de empresas, atribuye la incorrecta utilización de la LC a la falta de cultura empresarial que hay en España. “Existe la creencia de que toda aquella empresa que llega al concurso de acreedores ha fracasado, pero el objeto de un concurso de acreedores debe ser el saneamiento de las empresas en crisis y sólo el 10 por ciento de las empresas que se salvan tras entrar en un proceso de administración concursal”, ha afirmado.

Además de un análisis sobre las funciones de los administradores concursales y de los procedimientos a seguir, José Luque también reflexionó sobre el daño que un proceso concursal hace a la imagen de una empresa, con el consiguiente coste económico y social.

Por su parte, Manuel Paniagua ha abordado las últimas reformas de la Ley 22/2003 de 9 de julio, conocida como Ley Concursal, “una ley técnicamente impecable”, pero redactada en un momento de bonanza económica. Con las dos recientes reformas, “el legislador desea huir de la realidad donde el concurso está emparejado con el desprestigio empresarial y la liquidación de empresas”, ha explicado Paniagua.

Sin embargo, el objetivo no es fácil. Según Manuel Paniagua, “la generalidad de los procedimientos tienen como punto de partida una tardía solicitud del concurso, cuando ya sólo cabe una ordenada solución patrimonial, y como final indeseado la liquidación de la empresa”.

Entre las medidas importantes que presentan las reformas de la Ley Concursal, Manuel Paniagua destaca la “homologación judicial de los acuerdos de refinanciación, por los que el juez puede declarar incluso la paralización de las ejecuciones de las entidades financieras”.

Más información, servicio de comunicación de ETEA
Eusebio Borrajo (957 222 107)

Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos