domingo. 25.09.2022

ALMERÍA.- Alrededor de 40 menores de 18 años en la provincia de Almería tiene el Síndrome de Asperger, una patología que se encuadra dentro de los trastornos generalizados del desarrollo o trastornos del espectro autista. Los menores afectados por esta patología reciben tratamiento a través de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Complejo Hospitalario Torrecárdenas.

El Síndrome de Asperger presenta un conjunto de problemas neuro-evolutivos graves que afectan a la socialización, la comunicación y el comportamiento. Estos trastornos suelen manifestarse en la primera infancia y persisten a lo largo de la vida. Según estimaciones basadas en revisiones recientes, la prevalencia de los trastornos generalizados del desarrollo está en torno a 6 por 1.000. Por su parte, el autismo y el Síndrome de Asperger tendrían una prevalencia menor, de 1,3 y 0,3 por 1.000, respectivamente, todo ello referido a menores de 18 años.

La psicóloga clínica responsable de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del centro sanitario almeriense, Alma Martínez de Salazar, señala que “el Síndrome de Asperger es una patología poco conocida que se encuadra dentro del grupo de los llamados Trastornos del Espectro Autista y que fue descrita por primera vez en el año 1.943 por Hans Asperger, quien describió como principales características de las personas que la sufren, las dificultades que tiene para crear y mantener relaciones sociales recíprocas, una aparente desconexión de los demás, su extrañeza ante las convenciones sociales, su literalidad en el uso del lenguaje verbal, su alteración en el comportamiento no verbal, la existencia de intereses circunscritos a temas muy específicos y cierto grado de inflexibilidad en sus rutinas”. Aunque la mayoría de estas personas tienen un grado de inteligencia ubicado en la media, suelen tener dificultades en los aprendizajes escolares y en la integración social y familiar.

Entre los 2 y 7 años de edad, los padres suelen percibir que sus hijos son diferentes pero no encuentran una respuesta a lo que les sucede. La responsable de la unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil señala que "estos niños han nacido marcados por una discapacidad invisible, que puede generarles problemas, sufrimiento y soledad”. Por ello es muy importante un diagnóstico precoz que disminuya los problemas de conducta de las personas afectadas, promoviendo al mismo tiempo el desarrollo de las funciones alteradas.

Se atienden en Almería a cerca de 40 menores afectados por el Síndrome de Asperger
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad