sábado. 01.10.2022

Cuando se necesita pedir financiación, uno de los primeros pasos es informarse sobre las opciones que hay disponibles. La primera gran decisión, es elegir entre préstamos y créditos y, una vez que nos decidimos por los préstamos personales, hay que estudiar las diferentes posibilidades que nos ofrecen.

Tipos de préstamos personales:

Estos son los tipos más comunes de préstamos personales.

Hipotecas

Seguramente sean los más conocidos. En España hay una gran cultura de comprar la vivienda en propiedad y, tal y como están las cosas, la hipoteca es ineludible para la gran mayoría.

La idea general es bastante simple. El préstamo se vincula a la propiedad, de modo que si el prestatario no paga lo que debe, el prestamista tiene derecho a quedarse con la propiedad. De esta manera, el prestatario sufre el riesgo de perder la propiedad y el dinero pagado hasta el momento del impago, pero, a cambio, conseguirá un tipo de interés más bajo que si no hubiera ofrecido ningún tipo de garantía.

De estudios

Son préstamos que se vinculan al pago de una matrícula de estudios. Por lo general, tienen condiciones un poco más laxas que otros préstamos no vinculados a nada y en los que se puede usar el dinero para lo que se quiera.

Generalmente, el prestamista pedirá un justificante del pago de la matrícula.

Para reformas

Siguen la misma idea que los anteriores, solo que en este caso el dinero se usa para afrontar una reforma en una propiedad. También suelen conllevar intereses ligeramente más bajos porque, al hacer la reforma, se revalorizará la propiedad lo que de alguna manera hará al prestatario más solvente.

Para estos préstamos, se suele necesitar una factura proforma de la reforma.

De consumo

Estos préstamos son los que más libertad dan al consumidor. Se puede usar el dinero en lo que se quiera lo que incluye viajes, compra de electrodomésticos y otros caprichos.

La consecuencia de esta libertad es que los intereses suelen ser más altos que en los préstamos anteriores.

Rápidos, sin papeles, nómina, etc.

Se les puede llamar de muchas maneras, pero generalmente el que es sin papeles, también es sin nómina y el que es sin nómina, es rápido.

Realmente encajarían dentro del tipo anterior, pero por su importancia y popularidad creemos que merecen el desglose.

Estos préstamos suelen ser los que tienen intereses más altos porque son los que menores requisitos exigen cumplir. Se pueden usar para lo que se quiera, pero la cantidad que conceden es relativamente baja. En muchas ocasiones, inferior a 1000 €.

Y hay más

En función de en qué atributos queramos fijarnos, se pueden hacer muchas clasificaciones diferentes. Por ejemplo, tenemos los préstamos entre particulares, que son préstamos que se negocian entre dos personas o que se formalizan a través de una plataforma de crowdlending. Dentro de estos préstamos, se puede encontrar cualquiera de los tipos que hemos mencionado más arriba.

La clasificación que hay aquí, nos vale para tener una idea general de lo que se ofrece. En todo caso, hay que tener en cuenta que lo comentado sobre los intereses es orientativo, pero por lo general, el principal factor a la hora de establecer los intereses es el perfil del propio consumidor

¿Qué tipos de préstamos personales hay?
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad