sábado. 01.10.2022

Cuando se necesita cubrir algunos gastos inesperados se puede recurrir a una entidad financiera para solicitar un préstamo y resolver la situación. Por lo general, la banca tradicional solicita muchos papeles y avales para aprobar hasta la más mínima cantidad, lo cual es una gran traba para muchos. Por suerte, eso ha cambiado notablemente gracias al apoyo que brindan las nuevas empresas fintech.

Hay momentos en los que surgen algunos gastos que no estaban previstos y no se tienen los recursos necesarios para ejecutarlos. Esto puede llegar a ser un gran problema, dependiendo de la urgencia y el grado de importancia del caso que debe resolverse de la manera más rápida y efectiva posible.

Generalmente, una salida rápida puede ser buscar un crédito bancario en una institución financista, la cual ha sido la más usada desde hace mucho tiempo. El problema surge cuando se tienen que presentar tantos requisitos y exigencias que hacen casi imposible acceder a uno.

Por suerte, en la actualidad hay nuevas empresas fintech que brindan la posibilidad de obtener préstamos financieros de forma muy fácil, cómoda y segura, sin tener que cumplir tantos requisitos ni agotadoras gestiones que, usualmente, no llevan a nada. 

Estas empresas ofrecen préstamos personales online, de manera casi inmediata y sin siquiera moverse de la casa. Todo lo hacen a través de internet, para total comodidad y seguridad. Si quieres saber un poco más sobre cómo funcionan estos créditos, clicca qui para que ingreses directamente a un práctico sitio web donde podrás encontrar la información que necesitas e, incluso solicitar tu crédito.

¿Cómo funcionan los préstamos online?

Los préstamos online son productos financieros que pueden estar entre 500 y 10.000 euros de importe que no requieren garantías, ni largos trámites burocráticos y que son entregados en apenas minutos. Los plazos para pagarlos van desde los 3 meses hasta los 5 años, dependiendo de los recursos recibidos.

Este tipo de financiaciones se hacen de forma online, sin tener que ir hasta las agencias físicas a solicitarlos. Solo se requiere tener un ordenador, portátil, tablet, smartphone o cualquier dispositivo con conexión a internet. 

Las empresas ofertan sus instrumentos financieros en sus páginas web, en las que los interesados en solicitarlos pueden revisar las distintas opciones y elegir la que más se ajuste a sus necesidades.

Solamente, hay que hacer la solicitud llenando un sencillo formulario en el que se deben aportar datos básicos como nombres, apellidos, dirección fiscal, número de DNI y cuenta bancaria, número de teléfono, email y por supuesto, la cantidad de dinero que se va a solicitar.

Los recaudos que se deben presentar son, básicamente, imágenes digitales del DNI y del comprobante de pago del lugar donde se trabaja o del certificado de ingresos. Lo demás se cumplimenta con los datos aportados en la planilla de solicitud. 

Una vez que el sistema recibe la solicitud la procesa de inmediato y en apenas unos minutos da respuesta. Si no se tienen problemas con malos antecedentes crediticios, la agencia crediticia aprobará de inmediato el pedimento y responderá por email con el correspondiente contrato en el que se establecen las condiciones de pago, al aceptarlo se hace la transferencia de recursos.

Ventajas de los créditos online

Este sistema de financiamiento web genera una serie de beneficios y ventajas que vale la pena revisar:

  • Tramitación inmediata: no es necesario ir a locales físicos ni hacer grandes colas para pedir un préstamo personal; todo se hace de manera online, de forma muy rápida.

  • Financiaciones flexibles: las tasas de interés y las maneras que hay para pagarlos, hace de estos préstamos una opción muy cómoda de acceder. Incluso, si por cualquier circunstancia no puedes pagar en el momento alguna o varias cuotas determinadas puedes pedir el refinanciamiento de la deuda, sin penalizaciones de ningún tipo.

  • Prácticos simuladores web: si quieres saber en cuánto quedarán las cuotas a pagar sin haber solicitado el préstamo, puedes hacerlo con los simuladores crediticios que tienen las compañías prestamistas en sus plataformas web, en los que se pueden hacer proyecciones muy ajustadas de cómo quedará la deuda para que evalúes hasta qué tanto podrás responder por ella.

Préstamos personales: cómo acceder a ellos
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad