domingo 28/11/21

Cuando se nos estropea el móvil, es muy habitual que tengamos el impulso de comprar otro. Resulta una excusa para comprar un producto nuevo, más actualizado y con más funcionalidades. Pero cabe preguntarse si realmente lo necesitamos, ya que quizá podamos arreglar nuestro teléfono si nos lo proponemos, gastando menos de lo esperado.

Si pedimos presupuesto en un establecimiento de reparación de teléfonos, es muy probable que entre el coste de la mano de obra y las piezas, la cifra no resulte interesante. Esto es así sobre todo si nuestro terminal es muy antiguo o de gama económica, puesto que quizá por un poco más podríamos hacernos con uno nuevo, de las mismas características. Si el coste de reparación supera la mitad del precio de un modelo similar, merece la pena comprar otro.

Para reducir el coste de reparación, y que esta alternativa resulte factible, puedes tratar de arreglar tu mismo el smartphone. Para ello, solo necesitas comprar la pieza o piezas necesarias, en una tienda de repuestos para móviles, así como unas sencillas herramientas para poder abrir y manipular el dispositivo. Puedes encontrar tutoriales y vídeos en los que se reparan teléfonos de casi todas las marcas y modelos populares, que te servirían de guía.

Algunas de las piezas más sustituidas

No todas las averías son susceptibles de ser reparadas, ya que algunas requieren de piezas tan costosas que ni realizando el arreglo uno mismo merecería la pena. Hay cuatro componentes cuya sustitución es relativamente sencilla, y en función del precio del recambio, te interesará realizar.

Pantalla

Uno de los problemas más frecuentes es el de la rotura de la pantalla. Una caída o un golpe mal dado pueden echar a perder la pantalla, dejando el teléfono o tablet inservible. Para solucionar esto, hay que sustituir la pieza, lo cual no suele ser complicado. Es un componente que suele ir pegado con cinta de doble cara o similar, y conectado mediante una clavija a la placa base del aparato. Bastará con extraerla, desconectarla y sustituirla por la nueva.

Batería

Antes, todos los teléfonos tenían baterías extraíbles, y cambiar una vieja por otra nueva era algo trivial. Se ha impuesto la costumbre de las baterías integradas, que permiten hacer más planos y sólidos los teléfonos. Así, en el caso de que tu terminal empiece a acusar el deterioro de su fuente de energía, te tocará abrirlo para solucionar el problema. Si en tu teléfono es posible hacer el cambio, no resultará una operación complicada.

Conector USB

Muchos dispositivos comienzan a experimentar problemas con la carga, que solo se lleva a cabo si colocas el cable con determinada inclinación o haciendo presión en la clavija. Esto sucede porque con el uso, ha ido cediendo el conector micro USB. Es una pieza que también se puede sustituir en muchos casos, y es muy económica.

Cámara

En el caso de que la cámara deje de funcionar, también puedes arreglarla. Es un componente pequeño, que no suele ser costoso, y tampoco difícil de cambiar. Como en todos los casos anteriores, esta reparación requiere la apertura de la carcasa, y consistirá simplemente en cambiar la pieza vieja por la nueva.

No lo tires: 4 componentes de móvil o tablet puedes reparar
Comentarios