sábado 16/1/21

Los hornos eléctricos, más demandados que los hornos convencionales

Las estadísticas actuales muestran cómo los hornos eléctricos están siendo más demandados que los hornos convencionales a gas, ya que cada vez son más las personas que prefieren este tipo de cocción, como las ventajas que pueden brindarnos esta opción.

De hecho, a diferencia de lo que muchos piensan usar un horno eléctrico no supone un gasto mucho mayor, ni al momento de la compra del mismo ni tampoco pensando en su mantenimiento posterior, así que sólo debes revisar algunos de los mejores modelos disponibles para escoger el tuyo.

Lo interesante es que, cuando se trata de hornos eléctricos, no siempre el mejor es el más costoso, sino que muchas veces hallarás uno suficiente para tus necesidades por un muy buen precio, siguiendo algunas recomendaciones esenciales.

Ante la gran varidedad de hornos eléctricos, lo primero que tienes que hacer es penar dónde vas a colocarlo, ya que uno de sobremesa requerirá de un tipo de espacio específico, mientras que uno de empotrar necesita de una instalación por parte de un profesional.

También debes revisar el presupuesto con el que cuentas, ya que tenemos hornos eléctricos pequeños por unos pocos euros hasta otros modelos que podrían considerar profesionales y que cuestan miles de euros, algo que seguramente no te haga falta.

Si se trata de analizar los diferentes tipos de hornos eléctricos, debemos decir que los de sobremesa son los más comunes, y que si bien poseen una capacidad limita, suele ser una excelente opción incluso para familias con varios integrantes.

Los hornos pequeños de sobremesa pueden conseguirse en diferentes tamaños, e incluso muchos añaden funciones y accesorios adicionales como por ejemplo cocción de vapor, modo de descongelamiento, accesorios de pincho giratorio, bandejas recogemigas y luz interna.

Si apenas tienes espacio, deberías fijarte en los denominados mini horno eléctrico, suficientes para preparar platos para una o dos personas en ambientes pequeños.

Los hornos eléctricos empotrables son otra buena alternativa, teniendo en cuenta que quedarán colocados de forma definitiva en nuestra cocina, así que debes prestar atención tanto a las medidas del cajón como a tener un buen acceso desde el exterior.

Casi como regla general, su tamaño es superior al de un horno de sobremesa y también suelen ofrecer una mayor potencia, por lo que pueden ser perfectos para reuniones con muchos asistentes, aunque también resultan más costosos.

Un consejo que podemos darte es que siempre busques modelos con funciones de limpieza incorporadas, como por ejemplo los pirolítico o catalítico, o los que poseen capas anti-adherentes en sus superficies, de manera tal que dejarlos como nuevos es mucho más sencillo.

Y por último tenemos los hornos eléctricos industriales, para personas que se dedican a la cocina o que realmente preparan platos como profesionales. En ellos encontrarás una cantidad de funciones inimaginables en otros hornos eléctricos menores.

Algunas de sus funciones más frecuentes son la que envía calor tanto abajo como arriba, el precalentamiento que permite ahorrar tiempo en la preparación, o la circulación de aire que muchas veces consigue carnes hechas como en los mejores restaurantes.

Los hornos eléctricos, más demandados que los hornos convencionales
Comentarios