martes. 20.02.2024

Gallo recuperado en una operación contra la Guardia Civil



El juicio contra once acusados de integrar una peña dedicada a organizar peleas de gallos ilegales en una nave del polígono industrial de Viator (Almería) en la que había dispuestas 84 jaulas para el depósito eventual de los animales, un reñidero en la parte central, una zona de gradas alrededor y hasta una barra para el bar ha quedado pospuesto para octubre de 2019.

La ausencia justificada de varios testigos así como el cambio de dos abogados en la representación de los acusados han motivado la suspensión de la sesión prevista para este miércoles y a posponer en el acto premilinar la fecha de la vista oral, según han indicado a Europa Press fuentes judiciales.

La fiscal, que pide diez meses de prisión para cada uno sus miembros, achaca a cada uno de los acusados la presunta comisión de un delito relativo a la protección de los animales, al tiempo que solicita el sobreseimiento provisional de la causa para otras seis personas que también fueron denunciadas por la Guardia Civil en el marco de la operación 'Galldin', desarrollada en marzo de 2016, al no haber quedado acreditada debidamente su participación en la comisión de los hechos.

Según recoge el escrito, 13 gallos tuvieron que ser sacrificados --dos de ellos agonizantes tras haber perdido ambos ojos-- debido a las graves heridas que presentaban como consecuencia de las peleas a las que eran expuestos y para las que "no protegían los espolones" de los animales, de modo que incluso "llegaban a reforzar con esparadrapo o pegamento" sus miembros para que el gallo "resultara más lesivo para el contrincante".

De acuerdo con la acusación del Ministerio Público, las peleas, que incluían apuestas por parte de los asistentes, se organizaron al menos durante los fines de semana entre enero y febrero de 2016 así como en los primeros días de marzo, para lo que el encargado de la peña hacía las funciones de presidente mientras que otro de los acusados asumía las funciones de árbitro.

El día de la intervención policial, los agentes sorprendieron a más de un centenar de personas en las instalaciones en el momento en el que se celebraba una pelea. Entre el público se llegó a identificar además a siete menores de edad quienes también presenciaban el espectáculo así como a los dueños de los gallos y los organizadores, quienes también se enfrentan a tres años de inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio relacionado con los animales.

En total, fueron 17 los gallos que los miembros del Seprona pudieron rescatar con vida, según la información que aportó en su momento la Guardia Civil. En esta línea, se detectaron infracciones a las leyes de Protección de la Seguridad Ciudadana, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía, de Protección Animal y también de Contrabando.

Ante esto, la Delegación Territorial de Medio Ambiente anunció la apertura de un expediente sancionador a los organizadores de las peleas de gallos por la presunta comisión de una falta "grave" y otra "muy grave" que podrían conllevar multas de hasta 30.500 euros.
--EUROPA PRESS--

La ausencia de testigos pospone a octubre de 2019 el juicio a una peña por peleas de...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad