domingo 24/10/21

Intervenidas 16 tortugas moras en la primera operación en Andalucía contra su tráfico ilegal en internet

Tortugas intervenidas

ANDALUCÍA.- El equipo especializado en medio ambiente de la Unidad de Policía adscrita a la Junta, dependiente de la Consejería de Justicia e Interior, ha detenido en Almería a una persona a la que han intervenido 16 ejemplares de tortuga mora (Testudo Graeca) que vendía a través de Internet, en la primera operación realizada en Andalucía contra la venta ilegal en la red de esta especie en peligro de extinción. 

La operación, denominada ‘Graeca’ y destinada a desmantelar las actividades relacionadas con el tráfico ilegal de esta especie protegida a través de la red, continúa abierta y no se descartan nuevas actuaciones en fechas próximas. La investigación policial comenzó tras detectar en diversos portales de Internet dedicados a la compra y venta de bienes, la proliferación de anuncios en los que se ofrecían para su venta, en la provincia almeriense, diversos ejemplares de la citada especie de tortuga, en peligro de extinción y cuya sola tenencia está prohibida por Ley. 

Tras comprobar que un número importante de anuncios provenían de la misma persona, la Policía de la Junta desplegó un dispositivo de seguimiento e investigación que ha dado como resultado la localización de la persona responsable de los anuncios de venta de tortugas en la red, que ha sido imputado por un presunto delito contra la flora y la fauna protegida. 

Las tortugas intervenidas tienen diversas edades, comprendidas entre uno y dos años las más pequeñas y otros ejemplares de mayor edad que podrían tener más de 50 años y que serían los que se destinaban a la reproducción de los animales que posteriormente ofrecían para su venta a través de Internet.

Los agentes de la Policía andaluza han entregado las 16 tortugas al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) “Las Almohallas” -ubicado en la localidad de Vélez Blanco- para su recuperación y posterior devolución a su hábitat natural.

Entregadas otras 27 tortugas

La operación llevada a cabo por la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma tiene una doble vertiente: la penal, al perseguir el tráfico ilegal de esta especie declarada en peligro de extinción y la de concienciación y sensibilización de la sociedad respecto de la necesaria protección de esta especie.

 En este sentido, el equipo especializado en Medio Ambiente de la Unidad ha mantenido una serie de contactos con entidades y asociaciones dedicadas a la protección de la flora y fauna en Andalucía, en especial con la asociación ‘Sociedad para el Estudio y la Recuperación de la Biodiversidad Almeriense’ (SERBAL),  así como con particulares.

Tras las reuniones se han establecido canales de comunicación que han posibilitado que se hayan entregado recientemente a los agentes un total de 27 ejemplares que, al igual que las 16 tortugas intervenidas en la operación ‘Graeca’, se han enviado al CREA de Vélez Blanco, elevando a 43 la cifra total de ejemplares de tortuga mora recuperadas.

Prohibición

La tenencia de tortuga mora está prohibida conforme a la Ley 8/2003 de 28 de octubre de Flora y Fauna Silvestre, que establece la prohibición de la posesión, retención, naturalización, venta, transporte para la venta, retención para la venta y, en general, el tráfico, comercio e intercambio de ejemplares vivos o muertos de especies silvestres o de sus propágulos o restos, incluyendo la importación, la exportación, la puesta en venta, la oferta con fines de venta o intercambio, así como la exhibición pública.

Establece como excepción al régimen general de protección, la posesión de la correspondiente autorización administrativa para la tenencia y cría en cautividad de especies protegidas, como es el caso de la Tortuga Mora (Testudo Graeca) la cual está incluida en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas, como una especie en peligro de extinción. 

En ese sentido, el artículo 334 del código penal, tipifica como delito relativo a la protección de la flora y la fauna la conducta del que cace o pesque especies amenazadas, realice actividades que impidan o dificulten su reproducción o migración, o destruya o altere gravemente su hábitat, contraviniendo las leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las especies de fauna silvestre, o comercie o trafique con ellas o con sus restos, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años.

En su apartado segundo establece que se impondrá la pena en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción, como es el caso de la Tortuga Mora.

Intervenidas 16 tortugas moras en la primera operación en Andalucía contra su tráfico...
Comentarios