viernes 28/1/22

Calar Alto

ALMERÍA.- Después de los recortes drásticos de 2013 que culminaron con restricciones presupuestarias en torno al 50% y con una reducción del personal en torno al 30%, la empresa Centro Astronómico Hispano Alemán A.I.E., que gestiona el Observatorio de Calar Alto en la sierra de los Filabres (Almería) vuelve a la carga. El socio español, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, dependiente del gobierno central), y la parte alemana, Sociedad Max Planck (MPG), han impuesto al Observatorio, bajo la amenaza de nuevos despidos, un convenio colectivo que vuelve a reducir los derechos de los trabajadores. “Se trata del primer convenio colectivo que este año se renueva en Almería con reducciones salariales, a pesar de la recuperación económica que proclaman los gobiernos”, afirman fuentes sindicales.

A esto se une la falta de reconocimiento de los derechos laborales de los astrónomos que trabajan en turno de noche. Por obvio que pueda parecer el hecho de que en todo observatorio astronómico se realiza trabajo nocturno, la empresa nunca había comunicado a la autoridad laboral que recurre a trabajo nocturno, como requiere el Estatuto de los Trabajadores. El Estatuto también obliga a un sistema de organización del trabajo que atienda y compense, en lo posible, los perjuicios para la salud y de otros tipos que provoca el trabajo durante la noche. Tampoco esto se cumple, ni se ha cumplido nunca, en esta entidad.

Pero el colectivo de trabajadores nocturnos del Observatorio no acepta que esta nueva andanada contra las condiciones de trabajo en Calar Alto incluya continuar con una situación ilegal e injusta en lo que se refiere al trabajo de noche. “Por delante de salarios y otros derechos está la defensa de nuestra propia salud”, afirman estos trabajadores, casi todos doctores en física que trabajan en condiciones de aislamiento, a más de 2000 m de altitud y, con las últimas restricciones de personal, con frecuencia en soledad absoluta. “Nos preguntamos por qué a estas condiciones tan adversas debe añadirse una organización del trabajo nocturno que no cumple con la ley, y que supone para nosotros un trato peor que el que reciben otros colectivos como, por ejemplo, enfermería, cuerpos de seguridad o recogida de basuras”.

En este colectivo ya se han detectado algunas de las patologías que suelen relacionarse con la cronodisrupción que provoca el trabajo nocturno continuado. “Ni el afán insaciable de recortes del CSIC, ni la amenaza de despidos nos harán renunciar a nuestro derecho a la salud”, declaran estos trabajadores, que reclaman algo tan sencillo de explicar, pero tan complicado de conseguir en la España actual como lo siguiente: que se cumpla la ley. 

El personal nocturno del Observatorio de Calar Alto, en defensa de su salud y sus derechos
Comentarios