domingo. 25.09.2022

El Congreso de Inmigración de Cruz Roja se celebra en la UAL

ALMERÍA.- La primera jornada del  II Congreso de Inmigración y Extranjería de Cruz Roja contó con la intervención de profesionales del sector jurídico, sociológico y sanitario como Joaquín Salas Coronas, Director de la Unidad de Medicina Tropical del Hospital de Poniente (El Ejido), Francisco Javier Durán Ruiz, Jefe de la Oficina de Extranjería de Almería, Aintzane Márquez Tejón, abogada de Women´s Link Worldwide, Rosa María Marín Zapata, psicopedagoga de Médicos del Mundo, Mercedes Jiménez Álvarez, doctora en antropología social e investigadora, Albert Parés Casanova, abogado social de Noves Vies y José Antonio Lorente Acosta, catedrático de medicina legal y forense de la Universidad de Granada. Cada uno de ellos centró su ponencia en los colectivos más vulnerables, las mujeres y menores migrantes. 

El turno inicial fue para José Granero, profesor del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina de la Universidad de Almería, quien llevó a cabo la presentación del Proyecto TRANSFIERE 2018, financiado por Cruz Roja Española y la Universidad. Granero ha puesto en valor lo que supone este primer paso de colaboración entre Cruz Roja y la UAL: “es momento de buscar sinergias y darle relevancia científica a lo que hace CR y difundir resultados”. 

Mujer, salud e inmigración

Aintzane Márquez, en su ponencia sobre “Derecho a la Salud Reproductiva de las Mujeres Subsaharianas Migrantes en Origen y Tránsito” hizo referencia a los derechos de las mujeres como el aborto legal o la interrupción voluntaria del embarazo y asegura que existe una falta de uniformidad en el proceder. 

Por otro lado, “más de 200 millones de mujeres y niñas vivas han sido objeto de mutilación genital en 30 países del continente africano, donde más se concentra esta práctica y donde 18.000 niñas viven en riesgo de someterse a ella en España” añadió Rosa María Marín, quien expuso sobre mutilación genital femenina.

Joaquín Salas habló sobre Protocolo de Salud en la Población Inmigrante y realizó una revisión de la Estrategia de Cribado de enfermedades en inmigrantes y asegura que la mayoría de inmigrantes que llegan al país están sanos y no suponen ningún problema de enfermedades para la ciudadanía, pero advierte que “desde las autoridades sanitarias tenemos que detectar las enfermedades y ver el estado de las vacunas por el bien del migrante y por la salud pública de la población autóctona”.

Por su parte, Francisco Javier Durán, describió los requisitos que deben cumplir los migrantes a la hora de solicitar una autorización de residencia por circunstancias excepcionales, como puede ser una enfermedad sobrevenida: asistencia sanitaria especializada no accesible en su país de origen, no ser ciudadano de la UE, carecer de antecedentes penales, no tener prohibida la entrada a España y no estar en estado de no retorno. 

Defender los derechos de los menores

“Tenemos que quitarnos de la cabeza el efecto llamada  y ese miedo a otorgar el permiso de residencia, porque la movilidad de los menores es un hecho, van a venir si les tratamos bien o si les tratamos mal” añade Mercedes Jiménez Álvarez, a quien correspondió el tema “Menores Migrantes que llegan a las Costas de Andalucía”.  

Asimismo, Jiménez señala que los menores migrantes están sufriendo un maltrato institucional gracias a múltiples factores como son la no declaración del desamparo, la falta de diligencia (largos tiempos de espera, falta de información, ausencia de una labor educativa) la no gestión de los permisos de residencia, la desaparición o huida en frontera de menores, y a todo esto se le suma el vacío legal al que se tienen que enfrentar los menores cuando cumplen la mayoría de edad. Por lo tanto, Jiménez plantea la idea de “construir un proyecto de vida para acompañar a los menores en su proceso de emancipación y para que funcione, debe existir una intervención diligente y una coordinación activa en el que se responsabilicen las familias, las instituciones públicas y las diferentes asociaciones”.  

Seguidamente, Albert Parés Casanova apunta que “España aún no ha entendido que tiene la obligación de aplicar lo que dice el Comité de los Derechos del Niño ni a nivel político ni social”. Y además propone “romper los esquemas y empezar de cero a valorar y defender los derechos de los menores”.

 

La ponencia sobre Genética Forense frente a la Trata de Menores estuvo a cargo de José Antonio Lorente Acosta, quien afirmó que estos problemas surgen por la falta de una identificación, que facilita el tráfico de menores y por imposibilidad de conocer el origen de esos menores. No obstante, Lorente alegó que la gran mayoría de estas dificultades tienen solución, obstaculizando la vida de los criminales, usando todas las tecnologías disponibles y sentando las bases de futuras estrategias. 

Última jornada

Y la jornada de hoy está dedicada a la mujer con las ponencias de María Nieves Robles Pérez, abogada de Mujeres en Zonas de Conflictos,  Natalia Cots Marfil, Técnico del Programa Mujeres Contratadas en Origen, Cruz Roja Huelva, Carmen Cárdenas García, Doctora en Psicología, Plan de Empleo Cruz Roja Española Oficina Central, quienes expondrán sobre Migración y Empleo. 

Por su parte Amelia Tiganus, Activista Feminista, hablará en primera persona sobre una lacra como es la prostitución de mujeres y niñas. Y se culminará con una mesa redonda acerca de Naufragios, Muerte y Supervivencia, con la participación de José Pablo Baraybar Do Carmo, Representante del Comité Internacional de Cruz Roja, Gabriela López, Psicóloga y Coordinadora de SIRA y Juan Medina, Fotoperiodista de la Agencia Reuters.

El II Congreso de Inmigración de Cruz Roja pone el foco de atención en las mujeres y...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad