miércoles 20/10/21

EL GEM pide a los almerienses que tomen urgentemente partido ante el cambio climático

Residuos plásticos

ALMERÍA.- El Grupo Ecologistas Mediterráneo ha hecho un llamamiento, a través de un comunicado, para que los almerienses "tomen partido" ante el cambio climático y "pongan en marcha el principio de actuar localmente pensando globalmente y miren a su alrededor"

Nota de prensa

La comunidad científica internacional lo tiene claro: el planeta necesita que todos nos tomemos en serio la amenaza del cambio climático. Las alarmas están encendidas desde hace ya varios años, pero ni los gobernantes ni las poblaciones parecen querer asumirlo. Es mejor, se supone, mirar para otro lado y mantener la locura hasta el fin.

En esa batalla para tener futuro las evidencias empiezan a acumularse de forma machacona: el cambio climático derrite los casquetes polares y en Almería las playas, esas de las que nos sentimos tan orgullosos, retroceden y en muchas áreas pueden desaparecer. Las lluvias son cada vez más infrecuentes y la guerra por el agua vive sus primeras batallas en las que los pequeños agricultores y las poblaciones pierden frente a los grandes consumidores.

El agotamiento de los pozos y la explotación salvaje de los recursos naturales en muchos puntos del planeta provocan enormes movimientos migratorios en busca de un pedazo de la vida que a millones de personas se les niega en sus países de origen. Y también de eso sabe mucho Almería, tierra de acogida y de convivencia, pero no suficiente para poder ofrecer una vida digna a todos, ni siquiera a los propios almerienses.

El deterioro de la tierra que nos cobija suma amenazas; el desierto y la desertificación, la sequía cada vez más real, el agotamiento de los acuíferos que han sustentado un envidiable desarrollo agrícola, la salud de los que vivimos en esta provincia, desde una atmósfera que se ensucia y nos ensucia, por dentro y por fuera, a las aguas que bebemos, los alimentos que comemos, el sol que nos calienta, pero que cada vez llega con mayor fuerza, vencida la barrera de una atmósfera debilitada.

Los plásticos invaden nuestras vidas, nuestros mares, los vertederos, las calles y los organismos vivos, hasta convertirse en otra de las más graves amenazas para el mantenimiento de una vida que queremos saludable, pero en la que se nos cuelan poco a poco sustancias nocivas, para añadir un punto de incertidumbre para los años venideros.

Para el Grupo Ecologista Mediterráneo la tesitura es clara: “o cambiamos nosotros el mundo o el mundo nos cambiará a nosotros a la vuelta de unos años”. Y el caso es que aquí no hay ni vencedores ni vencidos; el problema es de tal magnitud que esos cambios que se anuncian por doquier llegará para todos, los concienciados y los no concienciados.

Dicen los científicos, reunidos en ese Panel de Expertos sobre el Cambio Climático” que nos quedan pocos años para actuar y revertir esa tendencia canalla hacia situaciones que pueden llegar a ser irreversibles, una década a lo sumo. Y es triste que los cambios, las actitudes y las medidas nos tengan que llegar por imposición de algunos grandes organismos institucionales, mientras nuestro día a día se llena de inconsciencia.

El agujero de la capa de ozono dejó de crecer, y se está cerrando, gracias a que Naciones Unidas decretó el fin de los gases CFC de los aerosoles. La batalla contra los plásticos está liderada por una Unión Europea que se ha hecho eco de las peticiones de los ecologistas para evitar que el planeta se llene de residuos que son ya una amenaza para la vida de animales, vegetales o el propio ser humano.

Desde el GEM propugnamos que los almerienses pongan en marcha el principio de actuar localmente pensando globalmente y miren a su alrededor, se informen de lo que está pasando con su tierra, asuman que el camino seguido hasta ahora sólo servirá para que la provincia se haga más y más difícil de evitar, y adopten actitudes mucho más activas en la defensa de nuestro entorno y nuestros recursos.

No es hora de mirar para otra parte, ni de mantenernos en una confortable ignorancia que sólo nos llevará a agudizar los problemas. No es posible abstraerse porque los efectos del cambio global están llamando ya a nuestras puertas: playas, lluvias, contaminación por plásticos o atmosférica, mares agotados, tierras improductivas, plásticos cercenando las posibilidades de vida, aire que se vuelve irrespirable, problemas de salud y un largo etcétera debería hacernos reflexionar a todos.

Es la hora de actuar, de tomar posiciones, de exigir cada día, cada mes y cada año medidas eficaces para parar esta deriva. El futuro depende del presente y todos estamos llamados a tomar partido por ese futuro. Hasta los más jóvenes lo han comprendido y se han echado a las calles, quizá porque su futuro se ha vuelto negro. Intentemos que a partir de ahora el empuje de la ciudadanía lo vuelva blanco. Es la única forma de ganarle al tiempo

EL GEM pide a los almerienses que tomen urgentemente partido ante el cambio climático
Comentarios