martes 9/3/21

Curiosidades sobre las aceitunas que seguro no conocías

pintxo

Las aceitunas son uno de esos elementos indispensables en la cocina alrededor del mundo, ya sea como meros accesorios por encima de preparaciones tan globalizadas como la pizza, hasta integrándose en el núcleo de recetas que marcan la tradición nacional de distintos países.

En cualquier caso, y aunque muchos comemos aceitunas prácticamente todas las semanas, estamos seguros de que hay una buena cantidad de información acerca de ellas que podemos perder de vista. Justamente, por ese motivo, hoy queremos repasar algunas de sus principales curiosidades.

Por ejemplo, se sabe que en la antigüedad, distintas civilizaciones del Mediterráneo solían preparar aceitunas aliñadas con vinagre y miel. Esto, a fin de que resultara un ingrediente agridulce para sus comidas. No es la única receta milenaria que las involucra pero, se cree, sí de las más populares.

Otra particularidad del fruto del olivo es que, al contrario de lo que algunos creen, va cambiando de color a partir de su nivel de maduración. Es decir, las aceitunas verdes y negras que comemos en España, por ejemplo, son básicamente las mismas, aunque en un punto de maduración distinto. Cabe aclararse, por otro lado, que también hay aceitunas oscuras durante toda su vida.

En términos alimentarios, las aceitunas tienen una fama de producto que engorda que hace poca justicia a la realidad. Cada una de ellas aporta únicamente 9 calorías de media. Además, sus altos niveles grasos tienen que ver con sustancias muy beneficiosas, como el Omega 3 o el Omega 6.

¿Has intentado alguna vez comer aceitunas directamente del árbol? Habrás comprobado, entonces, que son demasiado amargas. Por esta razón es que se las deja descansar en salmuera durante bastante tiempo antes de comercializarlas. Por supuesto, existen presentaciones en las que se las acompañan también con ajo o plantas aromáticas. A veces, por hasta un año.

Asimismo, las aceitunas son un alimento muy recomendable para sumarlo a la dieta de los bebés, especialmente por su gran aporte de vitamina E. Se las puede triturar para hacer papilla o que las coman directamente. Eso sí, las cantidades deben medirse por su alto contenido de sal.

Los fanáticos de las aceitunas rellenas, por su parte, podrán enumerar seguramente varias alternativas en este campo. Sin embargo, les faltarán casi todas. ¿Por qué? Pues porque se conocen hasta 90 opciones en aceitunas rellenas, incluyendo clásicos como con anchoas, hasta otras como con queso, con ajo, con cebolla, etc. ¿Las has probado?

Lo que no tenemos dudas de que nadie se imagina, no obstante, es el papel fundamental que la piel de las aceitunas puede desempeñar en caso de quemaduras. Por su alto contenido de vitamina E, contribuye a una regeneración mucho más veloz de las células que se han dañado.

Y, por último, ¿sabías que las aceitunas tienen los cuatro sabores básicos? Ellas brindan sensaciones gustativas dulces, amargas, saladas y ácidas. Es por eso que combinan tan bien con cualquier plato.

¿Cuál de estas curiosidades sobre las aceitunas te ha llamado más la atención

Curiosidades sobre las aceitunas que seguro no conocías
Comentarios